Inicio > Blogs > Cuaderno francés > La capa antivirus de Fred Vargas

La capa antivirus de Fred Vargas

La capa antivirus de Fred Vargas

Uno de los mayores males de nuestra sociedad es la mala memoria: la incapacidad de recordar y aprender de los errores. Al menos leer nos ayuda a comprender que siempre tropezaremos con la misma piedra. Porque todo se repite, una y otra vez. Y un vídeo que se ha vuelto “viral”, nunca mejor dicho, nos recuerda el carácter cíclico de nuestro mundo, como una especie de bofetada tras la cual vemos todo más claro.

La grabación tiene nada menos que catorce años y se puede ver en la web del Instituto Nacional Audiovisual francés (INA). En ella, Fred Vargas expone en un plató de televisión, en uno de esos clásicos programas de entrevistas y debates, su proposición para afrontar una hipotética pandemia global: una capa antivirus. Ni que decir tiene que acaba sometiéndose al escarnio público. Le llueven críticas camufladas de ironía, pero ella se defiende dignamente, respondiendo con el mismo humor, hablando con la certeza de quien sabe lo que dice, segura de que los ignorantes, tarde o temprano, pagarán su escepticismo.

"La escritora describe de forma muy grafica y sencilla la propagación del virus, como un aerosol que se posa sobre cualquier superficie"

Corría el año 2006, la gripe aviar se perfilaba como una inquietante amenaza y Fred Vargas visualizó en seguida un catastrófico escenario de riesgo de pandemia. Su discurso anticipa la escasez de mascarillas, por una simple lógica de “producción y cantidad”, que, además, no serán infalibles, pues “necesitaremos gafas, ya que el virus entra por las mucosas oculares”. Así que, ante el asombro colectivo, propone una “capa” transparente y personalizable, “para que no nos deshumanice”, que cubra todo el cuerpo y tenga dos cremalleras al nivel del rostro, que permitan a los claustrofóbicos abrir una especie de ventana cuando no tengan a nadie por delante. El objetivo es que el virus impacte contra el plástico, condense y acabe en el suelo. Además, la escritora describe de forma muy grafica y sencilla la propagación del virus, como un aerosol que se posa sobre cualquier superficie. De ahí la importancia de cubrirnos con algo más: esa capa que debemos poder fabricar en nuestras propias casas para no depender de una saturada cadena de producción. Fred Vargas anticipa que el Estado “no podrá ocuparse de la cantidad de personas que deberá quedarse en sus casas en cuarentena”, por lo que resulta fundamental utilizar la capa para conservar cierta autonomía y “salir una o dos horas para hacer la compra”. Todo está en el vídeo, que no tiene desperdicio y recomiendo a todos los francófonos:

En realidad, la predicción no es tan sorprendente como puede parecer. Fred Vargas, además de ser una excelente escritora de novela negra, premio Princesa de Asturias de las Letras 2018 y creadora de la célebre saga de libros del comisario Adamsberg, es investigadora del CNRS (el homólogo francés del CSIC), arqueozoóloga para ser más exactos, y una experta en la peste, lo que le permitió escribir la estupenda novela Huye rápido, vete lejos, en la que fantasea con la idea de un asesino que pretende sembrar el pánico provocando el supuesto regreso de la peste negra.

"Se adelantó a lo que iba a pasar porque sabía lo que había sucedido en el pasado y, además, aportó una solución que hoy sigue siendo pertinente"

Así que no podemos hablar de premonición, sino de un buen trabajo de investigación. Fred Vargas domina un tema cuyos detalles escapan a los profanos en la materia, utiliza argumentos de peso y los maneja como si de una ecuación matemática se tratara. Se adelantó a lo que iba a pasar porque sabía lo que había sucedido en el pasado y, además, aportó una solución que hoy sigue siendo pertinente. Y uno no puede evitar preguntarse por qué no se ha hecho caso antes a los expertos, a voces como la suya, ahogadas desde hace catorce años, o por qué se ha reaccionado tan tarde. Tal vez porque a los políticos les dio la risa cuando se imaginaron el disfraz de Fred Vargas y tuvieron miedo de hacer el ridículo. De tomar medidas alocadas o impopulares, como al final, tarde y mal, acabaron haciendo. Para quien le interese, Fred Vargas publicó en 2019 el libro “La humanidad en peligro: un manifiesto”, en el que alerta sobre el atentado al clima y la biodiversidad en que nos vemos inmersos. Visto lo visto, yo me lo voy a leer. Por lo que pueda pasar. Para que nadie venga dentro de catorce años a decirme “te lo dije”.

5/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios