Inicio > Blogs > Cuaderno francés > La invitacion al viaje de la editorial Jonglez

La invitacion al viaje de la editorial Jonglez

La invitacion al viaje de la editorial Jonglez

Hay ciertas lecturas y trayectorias cuyo hilo conductor siempre es el viaje. Somos muchos los que compartimos ese leitmotiv, pero pocos son los que consiguen que sus vidas giren en torno a ese movimiento constante que, además de enriquecer una existencia, le da sentido a todo.

"Me enteré de su existencia cuando encontré, por azar, un ejemplar de Venise, insolite et secrète en la estantería de una librería. El flechazo fue inmediato"

Entre ellos se encuentra Thomas Jonglez, creador de la curiosa editorial francesa Jonglez, que, tras un revelador viaje de siete meses, decidió recorrer las calles de París durante dos años para escribir su primera guía sobre los secretos de su ciudad natal. El resultado fue todo un éxito. Creó su propia editorial en 2005 y se instaló en Venecia, donde vivió siete años, que le sirvieron para escribir la guía “insólita y secreta” de la ciudad de los canales. Después viajó durante seis meses por Corea del Norte, la Micronesia, las islas Salomón, la isla de Pascua, Perú y Bolivia, antes de trasladarse, junto con su familia, a Río de Janeiro. Allí vivió otros siete años, hasta que se mudó a Berlín, donde reside actualmente.

Me enteré de su existencia cuando encontré, por azar, un ejemplar de Venise, insolite et secrète en la estantería de una librería. El flechazo fue inmediato y convertí al práctico libro en el cicerone de mi siguiente viaje a Venecia. Ya había estado allí en muchas ocasiones y me tentó la idea de ver la ciudad desde un nuevo ángulo, descubriendo lugares que tal vez no conocería sin la curiosa guía. Y no me defraudó. Gracias a sus indicaciones pude descubrir detalles que suelen pasar desapercibidos, llamar a la puerta de un convento para pasear por un jardín escondido y acabar tomando una cerveza con los parroquianos de un club de petanca, cuyas pistas de juego se encuentran junto a unos curiosos huertos urbanos. Y esos encuentros inesperados, esas experiencias más cercanas y humanas, que nos alejan de los saturados circuitos turísticos y nos ponen en contacto con la verdadera esencia del lugar, son las que hacen que el viaje valga la pena.

"En estos tiempos de pandemia mundial, parece que la obligada inmovilidad da aún más ganas de viajar. La lectura es una buena manera de compensar esta frustración"

Ése es el secreto del éxito de las numerosas guías de la editorial Jonglez, que nos conectan con el alma de cada ciudad. Parten del conocimiento local más profundo, de esos detalles que solo aparecen cuando se ha observado el mismo lugar decenas de veces y, además, se ha buscado en los archivos y conversado con los lugareños, pues cada hito mostrado tiene una historia real que contar, pero también una leyenda que lo ancla al saber popular. Incluyen inscripciones sobre muros, esculturas escondidas, significados ocultos y lugares en donde sucedieron hechos memorables, cuya inmaterial huella solo puede ser encontrada en antiguos textos. Incontables curiosidades, numeradas y agrupadas por barrios, permiten que cada viajero elabore un itinerario a su medida. Y de vez en cuando aparecen notas que muestran el contexto histórico y definiciones que ayudan a comprender lo observado. Que nadie espere encontrar recomendaciones de hoteles, bares o restaurantes, fácilmente accesibles gracias a una simple aplicación de smartphone.

En estos tiempos de pandemia mundial, parece que la obligada inmovilidad da aún más ganas de viajar. La lectura es una buena manera de compensar esta frustración. En mi caso, además, tengo la suerte de vivir en una ciudad con guía “insólita y secreta” y de conocer personalmente a la autora de este libro imprescindible sobre Lyon. Nadège Drukowski ha pasado dos años recorriendo sus calles una y otra vez, documentándose y dando forma a un completísimo texto que hay que degustar en pequeñas dosis. Y es que las guías de Jonglez no parecen dirigidas a turistas cuya limitada estancia no podría abarcar tanta información, sino a los habitantes que quieren redescubrir el lugar en donde viven. Así que ahora me sirvo de la guía de Lyon para viajar por mi ciudad sin moverme de ella, para verla con los ojos de quien la descubre por primera vez y pasea con ganas de encontrar algo nuevo al doblar cada esquina. Aunque en realidad no haga falta una guía para hacer tal viaje, sino abrir los ojos con la curiosidad del niño que no se cansa de explorar un mundo fascinante.

4.9/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios