Inicio > Libros > Narrativa > La ciencia de la reflexión

La ciencia de la reflexión

La ciencia de la reflexión

Muchos descubrimos a Ted Chiang con La llegada, la película de Denis Villeneuve basada en uno de sus relatos. La peli dejaba inquietudes profundas, miedo y ganas de saber, de leer más a este escritor serio y algo misterioso. Ted Chiang es experto en ordenadores y en ciencia ficción; sobre todo es experto en hacernos pensar.

Exhalación, su nueva colección de relatos publicada por Sexto Piso, empieza con una fábula, un cuento que parece sacado de Las mil y una noches y que, sin embargo, evita deliberadamente la moraleja y solo pide reflexión. En este siglo XXI, entre la distopía y la frivolidad, conviene la escritura de Chiang, una escritura difícil, y lo digo como elogio: hay que leerlo despacio; hay que leerlo pensando.

"En la escritura de Chiang el pasado es la clave del futuro, no como condena sino como germen"

Sus relatos de ciencia ficción beben de la filosofía, la antropología y la psicología; nos obligan a repasar el presente y el futuro desde el pasado y la autocrítica, desde esa memoria falseada que convertimos en autobiografía.

“La gente está hecha de historias. Nuestros recuerdos no son la acumulación imparcial de cada uno de los segundos que hemos vivido, son la narrativa que hemos ensamblado a partir de momentos escogidos… (…) y las narrativas que construimos, a su vez, conforman nuestras personalidades”. 

Somos, pues, responsables de lo que recordamos, de lo que nos contamos y de lo que hacemos con ese relato. En la escritura de Chiang el pasado es la clave del futuro, no como condena sino como germen: hay que mirarlo de frente, con honestidad y aprender.

“Nada borra el pasado. Existe el arrepentimiento, existe la enmienda y existe el perdón. No hay más, pero con eso basta”. 

Para Chiang hay una responsabilidad individual que es también colectiva: la sociedad es una mente que necesita otras mentes, un conocimiento compartido. Por eso sus relatos piden no contribuir al ruido y evitar el autoengaño.

"No hay juicio moral, hay exposición: este es el ser humano, vulnerable, imperfecto, insustituible"

“Finjan que tienen libre albedrío. Es esencial que se comporten como si sus decisiones contaran, aun cuando sepan que no es así. La realidad no es importante; lo que es importante es lo que creen, y creer la mentira es la única manera de evitar el coma en vigilia…”.

Ahora que todos vivimos pegados a un aparatito que nos infantiliza, nos entretiene y nos distrae, es importante recordar cuántas decisiones tomamos, incluso por omisión; mirarnos al espejo y preguntarnos qué queremos. ¿Más aparatos, más distracción, olvidarlo todo? Chiang es a veces irónico y siempre empático; conviene dejar que nos sacuda, aunque escueza.

Los nueve relatos de este libro, de longitudes muy distintas, abordan temas recurrentes: el perdón, la responsabilidad, el compromiso… No hay juicio moral, hay exposición: este es el ser humano, vulnerable, imperfecto, insustituible; en el pasado, en el presente y en un futuro que estamos construyendo ahora. Desde la ciencia y la capacidad de narrar, desde la maestría y el conocimiento profundo, se nos exponen futuros posibles: viajes en el tiempo, mecanismos de memoria absoluta, mascotas digitales con vida propia, niñeras robot…, y se nos dan las herramientas y el tiempo para pensar. Se agradece.

——————————

Autor: Ted Chiang. Título: Exhalación. Traducción: Rubén Martín Giráldez. Editorial: Sexto Piso. Venta: Todostuslibros

5/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)