Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > Lo contrario de la soledad
Lo contrario de la soledad

Existen dos tipos de libros: aquellos en que el autor se desnuda para escribirlos y aquellos en que el lector debe desnudarse para leerlos. Nos encontramos ante un libro que estaría entre los segundos, Lo contrario de la soledad, de Marina Keegan.

Publicado en marzo de 2015 en la colección Héroes Modernos de Alpha Decay, reúne todos los textos que escribió la joven escritora y poeta Marina Keegan antes de fallecer en un accidente en 2012.

Decía uno de sus profesores universitarios que muchos de sus alumnos carecían de originalidad porque tenían una acusada ambición de trascendencia. Marina era justo lo contrario. Tenía veintiún años y escribía como una persona de veintiún años, sin pretender tener más edad o experiencia literaria que la que tenía.

marina

Lo contrario de la soledad es un artículo que fue publicado en el Yale Daily News y que consiguió más de un millón de lectores en una semana.

El tomo que nos ocupa está formado por 9 relatos y 8 artículos. Los relatos de ficción nos recuerdan irremediablemente el estilo de James Salter y Lorrie Moore, un estilo limpio, pero potente y adictivo para los lectores, que se sirve de las palabras para reflejar el trauma de la vida.

En Fría pastoral encontramos (como en Una oda a una urna griega, de John Keats) el tema de la inmovilidad eterna como tragedia. Ese instante antes de volver a casa y comprobar que no volverás a ver a tu amado porque ha fallecido. La visión del cuarto vacío de Brian, el bodegón de la muerte es lo más triste que la protagonista del relato vio en vida, como la urna del museo de Keats. A lo largo de todo el relato ella conservará intacto ese momento de dicha de su vida en pareja (por medio de la conservación del diario de Brian).

En Vacaciones de Navidad, una joven vuelve a su casa familiar en Michigan durante las vacaciones y se encuentra con Sam, el novio que dejó así como unas circunstancias familiares nada favorables.

En Leer en voz alta, una mujer, Anna, exbailarina, lee desnuda para un joven ciego que echa de menos poder soñar hacia adelante mientras que Anna se pasa las horas junto al joven desnuda, ensimismada, soñando hacia atrás, rememorando aventuras amorosas de su pasado.

En La Ingenua encontramos un relato sobre el peso de la madurez y sobre lo irrebatibles que parecen las cosas cuando se es joven: la novia de Danny tiene celos de Olivia, compañera de escena de él.

En La ciudad esmeralda, William, desde Irak, intercambia emails con Laura. Un relato duro sobre la paulatina islamización de un soldado estadounidense por medio de su intérprete.

Completan la parte de ficción otros textos: Recogida de equipajes; Dios te salve, llena eres de gracia; Escleroterapia; Abismo Challenger.

contrariosoledad

En los artículos despliega Keegan ese estilo limpio y depurado que se deja entrever en los relatos. En ellos expone algunos de los temas que más le preocupan, por ejemplo en Por qué nos preocupan las ballenas critica la hipocresía de la sociedad que se preocupaba más de la muerte de las ballenas varadas en las playas que de los miles de niños etíopes que fallecen a diario. En Contra el cereal expone los problemas a los que se enfrenta a diario una persona celíaca.
Marina no escribía con el deseo de trascender, sino con la intención de que sus textos fueran leídos, estar rodeada en la distancia por lectores que la alejasen de la soledad.

 

Autora: Marina Keegan. Traductora: Regina López Muñoz. Título: Lo contrario de la soledad. Páginas: 208. Editorial: Alpha Decay. Edición: papel

4/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)