Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > «Los niños nunca han tenido inocencia». Ana Pastor charla con Roberto Saviano

«Los niños nunca han tenido inocencia». Ana Pastor charla con Roberto Saviano

«Los niños nunca han tenido inocencia». Ana Pastor charla con Roberto Saviano

«Cuando se escribe un libro como éste, debes estar dispuesto a perder todo lo que tienes. Si no puedes es otra cosa, es entretenimiento» –dice el escritor Roberto Saviano– durante su gira española de presentación de La paranza dei bambini, su último libro, una novela cuya traducción La banda de los niños llega a nuestro país de la mano de la editorial Anagrama.

Uno de los actos que ha programado en su reciente visita es un encuentro con la periodista Ana Pastor en el Instituto Italiano de Cultura de Madrid. En la calle el público soporta el calor de los últimos espasmos del verano mientras en el interior varios centenares de personas escuchan en silencio y expectantes las palabras de Laura Pugno, directora del Instituto Italiano de Cultura.

Tras la introducción da pie a la conversación entre Pastor y Saviano.

"Un joven tiene dos caminos en la vida: el de los jodidos y el de los jodedores"

Roberto Saviano ha defendido el género literario al que es asiduo, la novela de no ficción, aunque en este nuevo título se inspira en personajes reales para contar la historia ficticia de un grupo de niños, adolescentes, aprendices de camorristas, jóvenes para los que la vida (o la pérdida de ella) apenas tiene importancia. Sus reglas.

Comenta Saviano que es en estos niños de Nápoles donde se ve claramente esa transferencia de poder, niños que se muestran hábiles para gestionar semanalmente varios miles de euros.

En España –continúa– ocurre lo mismo que en Italia y en Sudamérica, pero la diferencia es que no hay sangre. Puede haber más de 20 o 30 muertes cada tres meses pero la sociedad no se da cuenta.

Ana Pastor pregunta acerca del momento en que el niño de catorce años deja de ser un niño y se transforma en un delincuente dentro del sistema.

El problema es en parte el dinero –responde Saviano– la obsesión por el dinero. Te aman si tienes dinero, tendrás amigos si tienes dinero, tendrás incluso mayor belleza gracias al dinero. El mundo adulto finge continuamente, lo que cuenta para ellos es el dinero.

En Nápoles –describe Saviano– a los niños se les llama criaturas, que significa creado, forma, por tanto, parte de la naturaleza, viene determinado por su entorno.

Un joven tiene dos caminos en la vida: el de los jodidos y el de los jodedores. Esto es algo que se entiende con poco más de diez años.

Creo que los niños –continua– nunca han tenido inocencia. Creen desde siempre que el mundo es un asco. Los niños de Nápoles nacen dentro de la realidad. Creo que la inocencia no sólo no existe sino que no depende de las clases sociales. Hay un dicho muy popular: « Si mueres a los 90 años, nonagenario; si mueres a los 20 años, legendario». Viven como si fueran a morir mañana –sentencia Ana Pastor.

"Cuando se escribe un libro como éste, debes estar dispuesto a perder todo lo que tienes. Si no puedes es otra cosa, es entretenimiento"

Avanza la conversación sobre el poder y sumisión de las mujeres dentro de las mafias y sobre la muerte. A este respecto comenta el escritor que no consideran la muerte como un peligro consecuencia de su trabajo, sino como parte de él.

Sobre Gomorra, su primer trabajo, confiesa Saviano: toda la gente con la que hablé para documentarme está en la tumba o en la cárcel.

Dentro de unos días Roberto Saviano cumplirá treinta y ocho años. Queda muy atrás el éxito de Gomorra, su libro denuncia sobre la camorra. Si nos remontamos esos doce años, ha pasado de todo. De sentirse orgullosos por reconocerse en el texto a amenazar a Roberto tras el éxito de su obra. Saviano, en estos doce años, ha dejado de ser libre.

Concluye el acto con una apertura del escenario sobre el que la mafia mueve sus hilos. Pastor pregunta sobre las conexiones de las mafias italianas con otros grupos delictivos como los narcos gallegos.

Saviano enciende la mecha con su respuesta: toda España está atravesada por capital proveniente de la mafia y los españoles lo ignoran.

Se pregunta el autor napolitano sobre la cobertura mediática superficial del asesinato de un joven en Lloret de Mar a manos de unos chechenos. Antes de firmar ejemplares de sus obras Saviano concluye con un dicho que suena a advertencia: «Si se esconde la herida, acaba convirtiéndose en gangrena».

LA BANDA DE LOS NIÑOS

Sinopsis de la editorial:

Nápoles, hoy, es una ciudad bella y terrible: es el reino de la camorra, y los chicos que crecen allí lo hacen bajo su influjo. Una pandilla formada por diez de ellos se lanza a la conquista de la ciudad: provienen de familias normales, les gusta lucir calzado de marca y tatuarse el símbolo de su banda.

Liderados por Nicolas Fiorillo, alias Marajá, el grupo de adolescentes utiliza las motos como los forajidos de las películas del Oeste usaban los caballos: invaden las aceras, atropellan a peatones, se escabullen por las estrechas calles del centro histórico. Quieren hacerse con una parte del negocio del tráfico de drogas y la extorsión, y aprovechando el vacío que han dejado algunas familias se alían con un viejo jefe de clan para iniciar su ascenso. El poder se afianza ganándose el respeto, sembrando el miedo, aplicando la violencia: un like en el Facebook de la novia de otro puede convertirse en una sentencia de muerte, si hay que probar armas nuevas se utiliza como blanco a un grupo de emigrantes, y en el camino hacia la cima no hay amigos, ni antiguas lealtades…

Con valentía, Roberto Saviano vuelve a un territorio que conoce bien para dejar un nuevo testimonio. La suya es una novela sobre la realidad, una ficción que se convierte en crónica de la podredumbre cotidiana de una ciudad corrompida, corroída, en la que la sangre se paga con sangre y el destino parece trágicamente escrito en forma de reformatorio, cárcel o tumba; una ciudad que son muchas ciudades, muchas periferias: las de Londres y París, Madrid y Buenos Aires, Nueva York y Ciudad de México, convirtiendo esta novela salvaje y honesta en una rotunda llamada de atención colectiva.

«Me siento muy pequeño, casi insignificante, comparado con la dignidad y el coraje del escritor y periodista Roberto Saviano, el hombre que ha logrado dominar el arte de la vida» (José Saramago).

«Debemos agradecer a Roberto Saviano que haya devuelto a la literatura la capacidad de abrir los ojos y la conciencia» (Mario Vargas Llosa).

«Saviano es uno de los periodistas más interesantes y lúcidos del momento» (Gregorio Morán).

«Cualquier cosa que Saviano dice o denuncia, por encima de todo la narra. Ése es su genio natural. La banda de los niños vuelve a demostrarlo con elocuencia» (Alberto Asor Rosa, La Repubblica).

«Asesinos que ni siquiera han cumplido la mayoría de edad. Vidas quemadas antes de hora que Saviano retrata en una novela terriblemente veraz» (Vanity Fair Italia).

Imágenes: Instituto Italiano de Cultura de Madrid

Autor: Roberto Saviano. Editorial: Anagrama. Título: La banda de los niños. ISBN: 978-84-339-7984-1. PVP: 21,90€. Páginas: 392