Inicio > Libros > Narrativa > Los pecados del padre

Los pecados del padre

Los pecados del padre

Generalmente relacionamos género negro con ambientes urbanos donde el asfalto y el hormigón adquieren carta de naturaleza de paisaje para que unos protagonistas deambulen por él buscándose o huyendo unos de otros. Nada más lejos de esa premisa que la primera novela del bombero Brian Panowich (New Jersey, 1972), con la que ha ganado dos importantes premios de literatura policíaca y ha sido nominado a varios más galardones. Con semejante irrupción no es de extrañar que dos grandes autores como John Connolly y James Ellroy avalen Bull Mountain, una obra que tiene por escenarios las agrestes montañas del estado sureño de Georgia. Enclave de la América profunda, los habitantes son digno reflejo de una tierra dura y embrutecedora.

La familia Burroughs ejerce desde los tiempos de la Ley Seca el dominio sobre el territorio. Un dominio apoyado en un principio en la destilación y venta clandestina de licor. Pero el drama verdadero comienza en 1949 cuando una pugna entre dos hermanos del clan se resuelve de una manera un tanto bíblica. A partir de ese momento, la actividad delictiva de los Burroughs se diversificará. Del contrabando de alcohol se pasará al cultivo de marihuana y, en un crescendo de peligrosidad a la fabricación de drogas químicas.

"Como en toda historia sagrada, al gigante Goliat siempre le sale al paso un David con una insignificante pero amenazadora honda."

Así, mientras el imperio crece, las generaciones se suceden. Sus integrantes viven y mueren y, entre ambos extremos (seguimos con el enfoque bíblico), arrastran el estigma de la violencia y del pecado. Pecados que para ellos son solo minucias cotidianas, pero que supondrán las semillas de futuras tempestades.

Como en toda historia sagrada, al gigante Goliat siempre le sale al paso un David con una insignificante pero amenazadora honda. También, como en toda familia aparece una oveja negra. Aquí el David es un extraño agente del FBI, empeñado en acabar con los narcos de la montaña, mientras que la oveja negra, el más joven de los Burroughs, ha dado la espalda a sus hermanos para convertirse en sheriff, puesto que se mantiene en un precario equilibrio entre la Ley y la sangre.

"Casi 70 años de violencia, tiroteos, salvajismo y muertes que tal vez se podrían haber evitado si aquel amanecer de 1949 Cooper Burroughs no hubiera cometido el terrible pecado que transmitió como una maldición a su hijo Gareth."

Bull Mountain es una novela donde abundan los caracteres masculinos pero, como si de una balada country se tratase, también campan por sus páginas mujeres muy distintas entre sí que ilustran, unas el brutal machismo de los hombres con los que se cruzan y, otras el amor por un tipo honesto enfrentado a su propia familia.

Entre 1949 y 2015, cronología que abarca el argumento, no solo aparecen violentos caciques narcotraficantes, sheriffs tranquilos, agentes del FBI pulcros y metódicamente vengativos, mujeres marcadas por la mala suerte o recias sureñas capaces de todo por amor. También son años de moteros que trafican con armas, crueles proxenetas de poca monta y circunspectos hombres de negocios que no son lo que parecen. Casi 70 años de violencia, tiroteos, salvajismo y muertes que tal vez se podrían haber evitado si aquel amanecer de 1949 Cooper Burroughs no hubiera cometido el terrible pecado que transmitió como una maldición a su hijo Gareth.

Autor:Brian Panowich. Título: Bull Mountain. Editorial: Ediciones Siruela. Venta: Amazon y Fnac 

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)