Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Lucía-Asué Mbomio

Lucía-Asué Mbomio

Lucía-Asué Mbomio

Una soleada mañana de diciembre Lucía me abre las puertas de su casa para que pueda retratarla, conocernos y charlar.

Hablamos sobre el futuro de nuestra generación, la desigualdad social y otras epidemias con las que, por nuestro trabajo, convivimos.

Disfruté muchísimo tomando un té y conociendo más de su labor social, su trabajo y sus pasiones.

Una mujer que se ha hecho a sí misma, luchadora, comprometida y con una gran lucidez en su discurso.

Una maravilla poder retratarte, Lucía.

Se de define así:

Soy Lucía-Asué Mbomio Rubio, nací en 1981 en Madrid, estudié periodismo, desarrollo y ayuda internacional, y guion y dirección de documentales.

Gracias a mi trabajo como reportera en la tele y al interrail de mi juventud, he visitado cerca de 40 países. Ahora, continúo viajando pero por España, con Aquí la Tierra, de TVE1.

El año pasado publicaron mi primer libro, Las que se atrevieron, que habla de mujeres blancas españolas que, en la etapa final del franquismo, se casaron con hombres negros.

En la actualidad, estoy escribiendo la que será mi segunda obra.

También tengo un canal de YouTube que se llama “Nadie nos ha dado vela en este entierro” en el que hago entrevistas sobre construcción identitaria.

Nos recomienda este libro a los lectores de Zenda:

He escogido Un guardia civil en la selva, de Gustau Nerín, porque soy originaria de Guinea Ecuatorial y me apena (y enfada) el hecho de que, prácticamente, no se sepa nada de la excolonia en España, teniendo en cuenta los vínculos existentes entre ambos lugares (Guinea fue territorio español entre 1778 y 1968). En su libro, Nerín relata las andanzas de Julián Ayala, un guardia civil sanguinario que, en el primer cuarto del siglo XX, se encargó de la ocupación efectiva de la zona continental guineoecuatoriana. Su labor facilitó el reclutamiento de nativos para trabajar, en condiciones de semiesclavitud, en las plantaciones de cacao de la isla. Gracias a ellos, varias de las marcas de chocolate nacionales, aún existentes, pudieron crecer con vigor. La obra está basada en hechos reales, es muy rica en detalles e incluye imágenes de la época de lo más ilustrativas. Al margen de las tropelías del guardia civil, permite conocer aspectos de la historia de ambos países desconocidos para la mayor parte de la población.