Inicio > Actualidad > #Mibiblioteca > Paloma Bravo
Paloma Bravo

Tuve la suerte de poder conocer a Paloma Bravo gracias a la recomendación de Miguel Munárriz y Palmira Márquez.

Estuve buscando mujeres que pudiesen colaborar con un texto suyo para mi libro de fotografía Mujer, Paloma acepto encantada, y tuve el honor de contar con un maravilloso texto suyo de gran fuerza y personalidad, como es habitual en su trabajo. 


Me recibe en su casa junto a su preciosa perrita Pipa, una labradora muy cariñosa y simpática. 

Llevaba muchos meses con ganas poder retratar a Paloma, y en una mañana del puente de noviembre lo pude conseguir.

Charlamos sobre la mujer y el cambio que queda por recorrer en esa igualdad que se vende desde los medios, pero que no es real. También comentamos libros y autores de los que hemos compartido lecturas como Manuel Chaves Nogales y Guillermo Arriaga. 

Aquí os dejo los retratos que me regaló Paloma. 

Para saber más sobre ella:

Paloma es periodista y escritora, vive en Madrid con su hija y su perra. Su primer libro, La novia de papá se convirtió en un blog de muchísimo éxito en El País y fue llevado al teatro en una obra protagonizada por María Castro y Eva Isanta. Otra de sus obras se estrenó en Nueva York (en el off-Broadway). Ha escrito cuentos infantiles (Los cuentos del koala), cuentos para adultos (Tres mujeres solas) y novelas. La última es Solos (Ediciones Alfabia), pero ya es casi la penúltima. Humor, empatía, compromiso, curiosidad, poesía y amabilidad son las seis herramientas que intenta llevar siempre encima. 

Nos recomienda este libro a los lectores de Zenda:

Había decidido recomendar un libro que me cambió la forma de leer y de escribir. De vidas ajenas, de Emmanuel Carrère, por la forma en que el autor se deja influir por la realidad, la sufre, la abraza, la acepta; incluye en su vida y la hace del lector.

Siempre he sido anglófila, pero Carrère y Yasmina Reza me están afrancesando. El caso es que ese libro lo he prestado, no sé a quién, y no pude encontrarlo en casa. Por suerte, cerca de la C de Carrère estaba la “D” de Durrell. Una edición usadísima de Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell. Ese libro (¡publicado en 1956!) retrata a una familia excéntrica que podría haber sido la mía. Vivían en Corfú, rodeados de bichos, y su hermano Lawrence acabaría escribiendo el Cuarteto de Alejandría, pero… Las pullas entre hermanos, la pedantería de uno, la obsesión de otra, la torpeza del narrador, el amor resignado y pacifista de la madre… Esa era mi casa, y si se podía contar de esa forma tan extraordinaria, tan real, tan divertida, es que se podía contar todo. Porque como también han demostrado Richard Ford o Alice Munro, lo cotidiano es infinito. 

Mi familia y otros animales es una novela tierna, que cree en sus protagonistas, con el amor con que el Gerald adulto cree en los animales y en la naturaleza. Una novela llena de humor y compasión (en el mejor sentido de la palabra). Y, ahora que lo pienso, la leímos todos, mi madre y todos mis hermanos. Dos hemos salido escritores, todos seguimos siendo animales y… creo que la voy a volver a leer este fin de semana. Nunca sobran el amor y el humor. 

5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)