Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Luisgé Martín
Luisgé Martín

Me contactó Miguel Munárriz para realizarle unos retratos a Luisgé para una entrevista en Zenda por la publicación de su último libro; aproveché la ocasión para invitarlo a formar parte de este blog. Aceptó encantado.

Pude disfrutar de su preciosa casa, repleta de libros; rápidamente comprobé que Luisgé es un gran amante del arte y fetichista de los libros.

Disfruté de una bonita charla sobre su trabajo y su gran simpatía me permitió poder hacerle estos retratos.

Para saber más sobre Luisgé:

Luisgé Martín (Madrid, 1962) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y MBA por el Instituto de Empresa. En el terreno literario, ha publicado los libros de relatos Los oscuros (Alfaguara, 1990), El alma del erizo (Alfaguara, 2002) y Todos los crímenes se cometen por amor (Salto de Página, 2013); su primera novela fue La dulce ira (Alfaguara, 1995). Luego publicó La muerte de Tadzio (Alfaguara, 2000, galardonada con el Premio Ramón Gómez de la Serna), Los amores confiados (Alfaguara, 2005), Las manos cortadas (Alfaguara, 2009), La mujer de sombra (Anagrama, 2012), La misma ciudad (Anagrama, 2013) y La vida equivocada (Anagrama, 2015). En 2016 publicó la autobiografía sentimental El amor del revés. En 2013 obtuvo el Premio Llanes de Viajes con el libro Donde el silencio. Ha participado en diversos libros colectivos de relatos. En el año 2009 ganó el Premio Antonio Machado con el cuento Los años más felices y en 2012 el Premio Mario Vargas Llosa con Los dientes del azar. Colabora ocasionalmente como articulista en El Viajero, El País y otras publicaciones periódicas, y ha dirigido la revista literaria EÑE. Su último libro publicado es el ensayo El mundo feliz (Anagrama, 2018).

Nos recomienda a los lectores de Zenda: Cuentos, de Julio Cortázar

Casa tomada y Continuidad de los parques me los leyeron en voz alta en un seminario de literatura cuando tenía diecisiete años. Era por la tarde, fuera del horario escolar. Lo hizo un profesor que se llamaba Julián Moreiro y que ya ha muerto. Luego hablamos sobre los cuentos, sobre su interpretación. No llegamos a ninguna conclusión definitiva. Yo me fui a casa y esa noche decidí cambiar la historia de mi vida: no estudiaría derecho, como había previsto, sino literatura. Pedí a mis padres dinero para comprar los tres volúmenes de cuentos de Cortázar que había publicado Alianza Editorial. Los leí todos. Compré los nuevos libros que Cortázar, todavía vivo, fue publicando. Escribí cuentos imitando su estilo. Compré nuevas ediciones, hice incluso una edición yo mismo, para escolares. Rodé una película en Super 8 inspirada en Manuscrito hallado en un bolsillo. Aprendí a vivir. Fui a París y puse una rosa en la tumba de Cortázar.

4/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)