Inicio > Actualidad > Noticias > Manel Loureiro: «Galicia es un personaje más de mi novela»

Manel Loureiro: «Galicia es un personaje más de mi novela»

Manel Loureiro: «Galicia es un personaje más de mi novela»

El escritor pontevedrés Manel Loureiro deja atrás la ciencia ficción para inmiscuirse en el thriller y en la que es, según dice, «la mejor novela» que ha escrito hasta el momento, una historia en la que la Galicia rural «es un personaje más» en la que “cada piedra tiene una historia que contar», afirma en una entrevista con Efe.

«Creo que es muy importante salir de tu zona de confort permanentemente. Hay que atreverse a buscar nuevos desafíos», asegura Loureiro (Pontevedra, 1975), autor de éxitos de ventas como Apocalipsis Z, Fulgor o Veinte, que tras escribir obras basadas en la ciencia ficción y que incluso jugaban con pandemias mundiales, ahora ha decidido crear una novela «de evasión».

«2020 nos ha robado un montón de cosas. Nos ha robado la primavera, literalmente, y nos ha robado la capacidad de viajar. Con un libro puedes hacer que la gente viaje. Yo lo que quiero es ofrecerle evasión a la gente. Por eso quería hacer una novela negra», explica.

Lo que no sabía Loureiro es que con esta novela, que para él es «experimental», ha logrado crear su «mejor trabajo», o al menos eso es lo que le dicen desde la editorial Planeta, que ha apostado por el gallego como una de sus puntas de lanza para este difícil mercado navideño. «Noto la presión. Por una parte es un orgullo, pero por otra parte genera una gran responsabilidad que Planeta, una de las editoriales más grandes de España diga que voy a ser una de las banderas de la campaña de Navidad de este año. Es señal de que algo tiene», ha declarado el autor.

Y es que La puerta (Planeta) tiene todas las características para ser un éxito de ventas, un thriller con elementos de terror y paranormales ambientada en una Galicia rural y mágica en la que el clima propio de la zona genera una oscuridad y un ambiente opresivo que envuelve a su protagonista, la detective Raquel Colina, una mujer que viene de Madrid y que es «pura racionalidad». «Raquel Colina es una mujer urbana, que viene de ese mundo efervescente, donde todo está a un golpe de click y que de repente se ve atrapada en esa Galicia rural, casi arcaica, en la que estás a media hora de la autopista y ya no tienes cobertura», asegura el escritor, que considera que su novela gira en torno a un conflicto «entre dos mundos», a esa lucha entre «fe y razón».

No en vano la protagonista deberá resolver un crimen macabro en el que el rito ancestral juega un papel fundamental, pero también luchar contra su propia situación personal, ya que llega a Galicia con un hijo enfermo, al que le quedan meses de vida. La protagonista se adentra poco a poco en un mundo «desconocido» y deberá «renunciar a todo lo que cree» para poder descubrir quién está detrás del crimen y avanzar en una investigación en la que “Galicia es un personaje más» y en la que se encuentran «todas esas tradiciones centenarias y esos secretos ocultos que guarda el paisaje gallego». Por ello, como no podía ser de otra forma, el cadáver aparece como una ofrenda en la «Porta do Alén», un conjunto megalítico de origen celta situado en lo alto del Monte Seixo, la «montaña máxica«, a las afueras de Pontevedra.

«La primera vez que llegué a la Puerta fue por accidente, me había perdido. Estaba lloviendo, totalmente empapado y andando por allí me encontré un montón de ofrendas: velas, flores, monedas, huesos de animales. No entendía que era todo eso», afirma Loureiro, que dice que en el momento en el que lo vio «se dio cuenta que era el punto de partida de una novela”.

Según cuenta la leyenda, la puerta fue construida por los habitantes de la zona en la Edad del Hierro y la utilizaban como un portal funerario, una puerta que comunicaba el mundo de los vivos con el mundo de los muertos. «Es como un Stonehenge, pero esto no lo conoce casi nadie», explica el autor, y añade que «la puerta sigue en uso” pues “pese a 20 siglos de tradición católica los vecinos siguen subiendo a la puerta para comunicarse con los muertos”. “Cuando cruzas puedes formular una pregunta y tus muertos, según sus creencias, van a responder a esa pregunta”, declara el autor, que opina que esas creencias ancestrales, unidas a un crimen y a un ambiente oscuro, en el que no para de llover, son las claves de La puerta, una historia con la que el lector “acaba mojado”.

4.1/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)