Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Mario de la Rosa
Mario de la Rosa

Conocí a Mario haciéndole unas fotografías promocionales para la serie La casa de papel, en la que interpreta a Suárez, jefe de los GEO.

Con varios amigos en común, fue extraño no habernos conocido antes.

Mario tiene esa mirada dura y decidida que atrapa la cámara fotográfica, sabe cómo manejarla y sacarle partido. Es un actor que se ha hecho a sí mismo, utilizando su experiencia vital como un gran recurso para su trabajo.

Apasionado de la música, obviamente del cine y además, del arte y del deporte. Me abre las puertas de su casa en un barrio madrileño con solera y mucho encanto. Charlamos sobre amigos en común, sus inicios artísticos en su barrio de Alcorcón, sus nuevos proyectos, el oficio de actor y, por supuesto, de literatura. Sobre esto último nos extendemos un poco más, pues Mario está terminando de dar forma a la que será su primera novela. Me cuenta algunos detalles sobre la misma, dejándome entrever que será una obra muy especial y genuina, despertando mi interés por llegar a leerla pronto.

Mario es de esas personas con las que podrías estar hablando toda la noche y no ser consciente del tiempo transcurrido, gracias a su carisma.

Bajo su sonrisa canalla descubro a un Mario sensible, honesto, comprometido, trabajador y con esa ilusión que por suerte no ha perdido desde que era un adolescente.

Para saber más sobre Mario:

Nacido en Madrid, comenzó a formarse como actor bien entrado en los treinta. Sin embargo, su rotundo físico, junto a su instinto natural para actuar, le han permitido hacerse un hueco en el panorama audiovisual. Tras un par de películas independientes, pasó a trabajar con algunos de los directores y realizadores más reconocidos de España. Internacionalmente, destacó en títulos como The Night Manager o Wild Oats. Combina su trabajo en cine y televisión con producciones teatrales. Actualmente podemos verle en la serie Conquistadores de Movistar+ y en La casa de papel de Netflix. Pendiente de estreno (enero 2019), lo veremos en Hellboy.

Su relación con la literatura comenzó en la temprana adolescencia, cuando empezó escribiendo canciones que se tornaron en poesía y luego en narrativa. También ha escrito guiones. Su primera novela, que verá la luz pronto, nace de uno de ellos.

Nos recomienda este libro a los lectores de Zenda:

Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons.

Tuve la suerte de vivir a tiempo real las primeras publicaciones de las sagas Marvel en España. Era sólo un niño y los tebeos me atraparon por completo. Sus personajes y colorido eran todo cuanto necesitaba para desarrollar mi imaginación. Ayudaron a fomentar mi inquietud por hacer algo más que leerlos. Entonces llegó Watchmen de la mano de un amigo más experto en la materia. Atrás quedó la palabra tebeo e incluso la de cómic, aprendí el término de novela gráfica. Alan Moore escribe con maestría sobre un grupo de vigilantes/justicieros sin superpoderes (sólo uno de ellos los tiene) que viven la decadencia tras los años de gloria. Una historia de nostalgia, perdón, vergüenza, supervivencia, lealtad… en un marco sociopolítico que los oprime y manipula. La importancia imperativa del tiempo y la dimensión del ser humano también nos acompañan de principio a fin. Sobre todo este despliegue, se nos propone una máxima: «¿Quién vigila a los vigilantes?». Muchos años han pasado desde su primera edición y, sin embargo, su mensaje no sólo ha envejecido muy bien, sino que está de rigurosa actualidad. Una joya.

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)