Inicio > Libros > No ficción > Marwán tiene quien le escriba (su vida)

Marwán tiene quien le escriba (su vida)

Marwán tiene quien le escriba (su vida)

Se sabe uno más viejo, entre otros motivos, cuando la duración de las resacas se multiplica de una forma exponencial —y eso que desterré la ingesta de garrafón hace ya más de un lustro— y cuando, como lector, se va alejando lenta, progresiva e inconscientemente de la ficción y chapotea, cada vez con mayor frecuencia, facilidad y felicidad, en el estanque de los ensayos, las memorias y las biografías. Víctor R. Alfaro (Madrid, 1983) publicó hace unos meses Marwán. El hijo del refugiado (Efe Eme, 2022), un libro escrito sobre el cantante y poeta madrileño que se lee en tres tardes y que, como dicen los modernos, deconstruye de un modo magnífico la vida y, sobre todo, la obra del firmante de canciones como “Reina del Jäger” o “Un día de estos”.

Empecemos por lo malo: el prólogo de Pedro Guerra es, tirando de eufemismo, regulero. Cortocircuito cuando destaca al Marwán “activo en redes y pendiente siempre de defender a los más desfavorecidos a golpe de tuit”. En primer lugar, porque estoy harto de los falsos profetas virtuales, de esos perros ladradores —en Twitter, pájaros cantores— que te ensalzan o te crucifican en la red pero que nunca muerden en el mundo analógico; en segundo, porque el biografiado ha participado en no pocas iniciativas sociales en las que sí había que remangarse la camisa y bajar al barro. El arranque de cartón piedra del canario se compensa con un epílogo fantástico de Jorge Drexler, que deja dos décimas perfectas.

"Alfaro comienza su relato, fresco y directo, hablando del padre palestino refugiado y de la madre soriana revolucionaria de Marwán, a quien describe como un niño quebradizo, que tenía la autoestima por los suelos"

En cuanto al grueso del menú: Alfaro ha sabido hacer una biografía exhaustiva, francamente bien documentada, sobre un tipo que tiene poco más de cuarenta años y una carrera de veinte. Quiero decir: es fácil o, cuando menos, frecuente sacar libros sobre los Stones, Bob Dylan o Joaquín Sabina. Son grupos o solistas con una vasta carrera y, por ello, dejan —o pueden dejar— un generoso rastro de fuentes, ya sean personales o documentales, a las que acudir para navegar por sus vidas y trayectorias. Alfaro ha trazado un retrato hiperrealista de un cantautor que grabó su primer disco, el amateur Principio y fin, en el 2001. Los testimonios incorporados son legión. También conviene añadir que la participación de Marwán ha sido más que generosa.

"En medio de un océano de elogios, se agradece que cuando los temas le parecen confusos o mal concluidos también lo indique: Marwán. El hijo del refugiado es un libro favorable, pero no una píldora dorada"

Alfaro comienza su relato, fresco y directo, hablando del padre palestino refugiado y de la madre soriana revolucionaria de Marwán, a quien describe como un “niño quebradizo, que tenía la autoestima por los suelos” y que encontró un asidero en la literatura —la lectura del Cantar del mío Cid, “lejos de resultarme pesada, fue gloriosa”— y en la música. El joven aprendiz de cantautor pululó por las salas y los concursos del Foro, salió extramuros por vez primera en un pueblo de Ciudad Real cuyo nombre no recuerda —sí que cantó “La bamba”—, se rodeó de tropa como Luis Ramiro, Andrés Suárez, Rozalén o Conchita, arrancó su discografía oficial en 2008 y, con el paso de los años, a golpe de esfuerzo y puliendo su talento, alcanzó la atalaya artística, que no ciudadana —no es amigo de los elitismos—, desde la que ahora canta y escribe.

Además, el biógrafo ejerce de crítico y comenta, si no todas, el 80% largo de las canciones de Marwán. En medio de un océano de elogios, se agradece que cuando los temas le parecen confusos o mal concluidos también lo indique: Marwán. El hijo del refugiado es un libro favorable, pero no una píldora dorada. En 2008, declaró sobre su biografiado que, con Luis Ramiro, estaba condenado “a destrozar los límites de los cantautores”. A las pruebas remito. Aprovecho, ya puesto, para aplaudir la faceta poética de Alfaro y recomendar sus Peque-sonetos (Mueve tu Lengua, 2018).

—————————————

Autor: Víctor R. Alfaro. Título: Marwán, el hijo del refugiado. Editorial: Efe Eme. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.4/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios