Inicio > Libros > Adelantos editoriales > París Berlín Nueva York, de Wolfgang Hermann

París Berlín Nueva York, de Wolfgang Hermann

París Berlín Nueva York, de Wolfgang Hermann

¿Quiénes somos en cada uno de los lugares por los que transitamos a lo largo de nuestras vidas? El narrador percibe la transformación que le ha producido vivir en París, Berlín o Nueva York, hasta el punto de pensar como se piensa en esas ciudades, estar triste como se está triste en ellas, caminar como se camina en ellas y estar colmado de sus imágenes, de sus olores, de sus flujos. Esa sensación es la que impulsa la escritura de este libro, que apareció por primera vez en 1992, y que está dotado de un ritmo probablemente anacrónico respecto a las urgencias tecnificadas del presente, algo que lo hace sumamente atractivo para el lector de hoy.

Con este libro vagabundo, lírico y de talante soñador, Wolfgang Hermann le reza una hermosa oración al espíritu inagotable de la gran ciudad.

Zenda adelanta un fragmento.

***

PARÍS

La cantidad de transformaciones por las que pasa una persona. El chico judío regordete caminaba detrás de los rabinos con el Talmud bajo el brazo. Su hermana mayor le había prometido una taza de chocolate caliente y un pastel de chocolate para consolarlo. Mirando al suelo, se limitó a asentir sin levantar la vista. Y no pude menos que pensar en ese chico rollizo con las mejillas sonrosadas que, mientras se comía el pastel, tenía la mirada clavada con avidez en la nata dulce. Yo había sido ese niño en su día, en otra vida, mucho tiempo antes de que… Sí, ¿antes de qué?

Soy el resultado de constantes transformaciones. En apariencia son leves, pues sigo siendo el mismo. El hecho de que mis amigos me reconozcan no es aún ninguna prueba en contra.

Me basta con dejar la rue de Belleville y caminar por la place des Fêtes, que recuerda a las borgate romanas o a los bloques de viviendas de Berlín Oriental, para perder toda idea de mí mismo. Unos pasos más adelante, en los prados del parque Buttes-Chaumont, me sobreviene una sensación muy distinta de irrealidad. «No soy más que el lugar en el que me encuentro». ¿Es ésta la fórmula de mi transformación? No soy nada más, nada más que el lugar donde estoy: ¿no es eso todo lo que cualquiera podría desear? ¿Acaso no es más que eso? ¿No es ese «estar enteramente en el aquí y en el ahora» el ideal de cualquier discípulo zen hecho realidad? No. Ese estar mío en un lugar es mucho menos que eso. Los lugares por los que paso pasan a través de mí; me colman con su gravedad, con su inercia; me dan el vacío, la mudez o la locuacidad, o, en el peor de los casos, la verborrea, que me deja triste. En el fondo sólo hay dos preguntas: ¿qué son los lugares? y ¿quién soy yo en este, en ese, en aquel lugar? El filósofo Hegel formuló la pregunta acerca del esto sensible y consideró que el esto no tenía existencia, que se ampliaba en un esto de aquí, esto de allí que se repetía eternamente y en todas partes, y por ello lo anuló en su escalafón ascendente del espíritu, que se amplía hacia la historia universal y de cuya máquina de anulación, una vez ingresado en ella, no existe escapatoria. La pregunta que me hago yo por el lugar —y por la persona que soy en ese lugar— es, sin duda, de una índole mucho más liviana. No es una pregunta de filósofo y precisamente por esta razón no tiene respuesta. (Las preguntas de los filósofos son, en su mayoría, preguntas en apariencia que finalmente sólo dan lugar a las respuestas predichas en un argumento circular).

Una bonita tarde de un lunes de septiembre, a eso de las cinco, un grupo de unos cien judíos ataviados con prendas festivas, cada uno con el Talmud en la mano, descendía por los caminos escarpados del parque Buttes-Chaumont. Cada vez que aquella corriente humana parecía que iba a cortarse, aparecían más hombres de barba cana luciendo sombrero, y los chicos y los adolescentes, la kipá.

Era una festividad judía muy importante, el llamado Día de la Expiación que se deriva del Levítico: «En el décimo día del séptimo mes, debéis ayunar y no realizar ningún trabajo, así sea para el nativo y también para el forastero que habita entre vosotros, pues ese día expiaréis vuestras faltas para purificaros. Volveréis a estar puros de todos vuestros pecados ante el Señor. Para vosotros ese día es un día de descanso completo y de ayuno. Valga esto como una regla fija. El sacerdote que ha sido ungido y consagrado como sacerdote en el lugar de su padre será el encargado de realizar la expiación. Se pondrá las santas vestiduras de lino. Purificará el santuario consagrado, el tabernáculo de la revelación y el altar; entonces expiará a los sacerdotes y a toda la gente de la comunidad. Esto será para vosotros una ley perpetua: una vez al año, los israelitas serán expiados de todos sus pecados. Y se hizo tal como el Señor había ordenado a Moisés».

Mi primer pensamiento fue para mi país natal, donde —exceptuando algunos lugares recónditos del centro de Viena y de más allá del canal del Danubio— la gente de hoy en día está del todo desacostumbrada a ver judíos.

Y al contemplar a los cien judíos reunidos bajo los árboles para la oración, que mascullaban sus dogmas sin que los transeúntes los molestaran, me pregunté cómo mi propio pueblo, al que ya nadie sabe cómo abordar a causa de su historia, reaccionaría ante semejante reunión pacífica.

Las ciudades en las que he vivido estos últimos años me han transformado. Parece ser que no opongo ninguna resistencia a ellas: les permito que entren por completo dentro de mí y me convierto en lo que la ciudad se convierte dentro de mí. Pienso como se piensa en ellas, estoy triste como se está triste en ellas, camino como se camina en ellas, henchido de sus imágenes, de sus olores, de sus inevitabilidades. «Nunca igual y siempre el mismo, condenado a llevar conmigo este cuerpo indolente, juguete de los vientos callejeros, desnudo en el corazón frío de la ciudad.» Así pues, ¿es esto lo que constituye mi realidad?

—————————————

Autor: Wolfgang Hermann. Traductora: Jorge Seca. Título: París Berlín Nueva York. Editorial: Periférica. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.7/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios