Inicio > Blogs > La orquesta del Titanic > «Patria», empapados por el aguacero
«Patria», empapados por el aguacero

El primer capítulo ha terminado y sin que nadie te lo diga, sin ningún comentario al otro lado del sofá, sin haber leído nada etiquetado con el hashtag #PatriaHBO en Twitter todavía, tú ya sabes que esta serie es de verdad, que es realmente buena, que es una gran adaptación, porque en una hora te ha hecho estremecerte con los disparos que acaban con la vida de Txato, odiar otra vez a don Serapio y llorar a mares con Bittori. Hay otro capítulo más disponible en la plataforma, pero tu estómago te dice que esperes, que necesita un descanso, te pide una tregua. Son muchos los recuerdos, y aún están demasiado crudos pese a los años transcurridos.

La adaptación de Patria a la pequeña pantalla estaba destinada a ser uno de los grandes momentos de la primavera televisiva, pero la pandemia retrasó su estreno a este otoño. La expectación por ver en imágenes uno de los mayores éxitos editoriales de los últimos años era máxima, y Aitor Gabilondo, el creador de la serie, ha atinado de pleno. Esta serie está llena de aciertos, y quizá el más grande sea haber sabido recrear ese ambiente tan «vasco», gracias a una fotografía que refrenda una estética muy conseguida, en la que la lluvia —al igual que ocurría en el libro— es un personaje más. Una filmación austera solo rota por ese paraguas rojo, tan importante en la portada del libro y que monopoliza la breve intro.

"Las expectativas con Elena Irureta se ven cumplidas en los cinco primeros minutos de la adaptación de HBO; es la Bittori que todos los lectores de Patria esperábamos"

El estreno de Patria este domingo venía salpicado por la polémica, la que se generó por la publicación de un cartel que hizo correr la pólvora en las redes sociales. Hasta Fernando Aramburu comentó la jugada, y consiguió con ello rebajar tensiones y evitar distracciones. En sus declaraciones se pronunciaba sobre el desacertado movimiento del equipo de marketing de HBO, y dejaba claro, también, que el trabajo que habían hecho con su novela —él ya se había visto los ocho capítulos— le gustaba, y mucho. Después de ver el primer episodio te vuelves a poner del lado del autor, en todos los sentidos. Al terminar el segundo, la frase de Bittori retumba en tu cabeza: «En vez de enterrarlo, parece que lo estamos escondiendo».

He comenzado hablando de los aciertos, resaltando esa magnífica ambientación, tan reconocible para los que vivimos aquellos años. Pero no es el único, hay muchos. Las expectativas con Elena Irureta se ven cumplidas en los cinco primeros minutos de la adaptación de HBO; es la Bittori que todos los lectores de Patria esperábamos. Y lo mismo ocurre con Ane Gabarain, que nos ofrece una Miren colosal. Ellas dos son las grandes protagonistas de esta serie, porque Patria es un libro de mujeres, y Gabilondo lo entiende perfectamente. El resto de secundarios cumple de maravilla. Patria es solvente sin grandes nombres en su reparto, pero con excelentes profesionales que aportan credibilidad y frescura al relato. Y es que la novela de Aramburu, más allá del conflicto y del terrorismo, es una historia de intimidad, la de unos vecinos que ven su mundo hecho pedazos, su cotidianidad volar por los aires por una lucha que es tan cercana y la vez tan lejana para ellos. El elenco elegido por los productores de la serie consigue, sin aspavientos, que nos centremos en esa premisa.

"Con su emisión volvemos a un pasado del que hemos huido sin hablarlo y sin digerirlo, y ojalá la serie sirva para que podamos masticar todo lo que pasó"

En lo negativo hay poco que señalar. Ese minimalismo en la narración, sobre todo cuando la cámara se acerca a Bittori con mayor intimidad, puede resultar un problema para algunos, acostumbrados a ficciones más dinámicas, que huyen de escenas tan lentas. Yo creo que es el contrapunto necesario al resto de la acción. Félix Viscarret y Óscar Pedraza, los directores, congelan el tiempo cuando estamos con Bittori y lo aceleran cuando entran en plano los demás, y ese equilibrio consigue que podamos respirar y tomar perspectiva. Como último apunte, solo se me ocurre sugerir que suena algo extraño la falta de euskera en la ficción, cuando hasta se escucha francés en este primer capítulo, cuando Txato cruza la frontera para pagar el «impuesto revolucionario» a los etarras. Me detengo en ese momento, en el cual, sin bombas ni disparos, sin heridos ni muertos, sin sangre, la novela y la serie consiguen desnudar a ETA, mostrar que por encima de todo fue una organización criminal, una banda mafiosa que extorsionaba y amenazaba, y que no lo hacía por sus ansias de libertad sino por el negocio, por el dinero.

Ese ambiente previo al lanzamiento, en el que se buscaba polemizar —con el mencionando cartel y con las ridículas acusaciones por las supuestas coincidencias con las memorias del ex etarra Rekarte— antes del estreno de la serie, ha quedado en nada después de que este domingo HBO haya estrenado los dos primeros capítulos. Con su emisión volvemos a un pasado del que hemos huido sin hablarlo y sin digerirlo, y ojalá la serie sirva para que podamos masticar todo lo que pasó, que lo hagamos con espíritu crítico, alejados de esta polarización que machaca nuestro día a día.

—————————————

Título: Patria

Director: Aitor Gabilondo

Reparto: Elena Irureta, Ane Gabarain, Loreto Mauleón, Susana Abaitua, Mikel Laskurain, José Ramón Soroiz, Eneko Sagardoy, Íñigo Aranbarri y Jon Olivares

Temporadas: 1

Capítulos: 8

Dónde verla: HBO

Cuándo verla: a partir del 27 de septiembre

3.5/5 (66 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)