Pensar a lo grande

“Ofrecer un panorama preciso de la aforística española en los últimos treinta años no es una tarea sencilla”, dice el autor de este libro. “El aforismo, aún en mayor medida que la poesía, es un género minoritario y secreto que circula por cauces editoriales de difusión restringida (pequeñas editoriales locales o regionales, revistas literarias de consumo especializado, plaquettes y libros de autoedición, blogs y páginas de internet) y solamente en casos excepcionales alcanza visibilidad y reconocimiento mayoritario, proyectándose más allá del reducido círculo de lectores en el que parece consistir su público natural. (…). Aforismo viene del latín aphorismus, y este del griego aphorismo, que significa delimitar, definir (…). La RAE lo define como “sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte”.

De la Introducción del libro, Pensar a lo breve. Aforística española de entresiglos. Antología (1980-2012), de José Ramón González. Editorial Trea Poesía.

Esta es una muestra de los aforismos de seis autores entre los 50 de esta antología

 

Carlos Castilla del Pino (1922-2009):

Con la cara se nace; el rostro se hace.

Saber qué no leer: la forma superior del leer.

El morir hace mejor al muerto, de momento.

***

Carlos Edmundo de Ory (1923-2010)

Todo suicida es existicida.

El silencio es políglota.

Un poema es la autobiografía del sueño.

***
Rafael Sánchez Ferlosio (1927)

Lo más sospechoso de las soluciones es que se las encuentra siempre que se quiere.

Los días felices los pone allí el recuerdo. Por eso son tan tristes.

(Españoleces) “A rajatabla”, “a machamartillo”, “verdades como puños”.

***
Carlos Pujol (1936-2012)

Se escribe para uñir la música de dentro

Decir lo máximo con recursos mínimos. O que lo parezca.

El horror a la página en blanco no es nada comparándolo con el que ha de inspirar la página escrita y llena de sandeces.

***

Fernando Aramburu (1959)

La gramática civiliza.

¿Existe crítica más demoledora que el elogio de un imbécil?

El dinero gobierna gobiernos.

***
Fernando Menéndez (1953)

La demagogia de hoy es hacer público lo privado y privado lo público.

Los sofistas de ayer son los asesores de hoy.

En la vejez, tardes de infancia.

Los libros de aforismos de la editorial Trea continúan creciendo y formando una importante colección. Su editor, Álvaro Díaz Huici, es ya un veterano editor que desde el año 1978 ha contribuido a formar uno de los mejores catálogos culturales ya que no solo publica poesía sino que su labor abarca literatura, arte, libros técnicos, gastronomía, biblioteconomía… Lleva, pues, 40 años de labor editorial que empezó con Noega/Aeda, GH editores y desde hace unos 25 años, con Trea ediciones. Más de 1.200 títulos, además de otras iniciativas como son los 80 números de la revista Cuaderno, el diario Asturias24/La Voz de Asturias y la revista Hora de Asturias. Aunque la colección de aforismos que está lanzando la constituyen libros de sentencias, lo que el autor José Ramón González ha titulado como Pensar a lo breve, lo que ha hecho Díaz Huici ha sido pensar a lo grande y no desfallecer en los momentos en los que las circunstancias adversas le invitaran a dejarlo. Ha sido premio a la mejor labor editorial en 2014 y como autor ha publicado, Caracteres del Agua (Aeda, 1980) e Introducción al Norte (KRK, 2002).

Fernando Menéndez es uno de los autores que más libros de aforismos ha publicado, más de una década, señala el antólogo José Ramón González, pero Menéndez tiene una trayectoria mucho más extensa que comienza en los años 80 con libros de haikus caligrafiados que más de una vez han sido objeto de exposiciones.

Entre los muchos “aforísticos” de la colección Trea destacaré cuatro: Javier Bozalongo (1961), Karlos Linazasoro (1962), Miguel Catalán (1958) y Ricardo Labra (1958), este último ya se dio a conocer no solo como poeta en 1984 con La danza rota sino también como antólogo de poesía en varias entregas.

De El poeta calvo, de Ricardo Labra:

Los versos de juventud, el acné de los recuerdos.

Se declaraba bilingüe, tenía dos conciencias.

Nacer de nuevo; no del vientre de una Venus, sino de la propia experiencia.

 

De La ventana invertida, de Miguel Catalán:

La corona de espinas es una corona de rosas dejado pasar el tiempo.

El artista solo hace algo cuando aspira a lo imposible.

Celos: envidia del amor.

 

De Nunca mejor dicho, de Karlos Linzasoro:

El reino de los Cielos no es sino la postrera Casa de la Misericordia.

Para gustos los pecados.

Un buen aforismo es para pensárselo dos veces.

 

De Prismáticos, de Javier Bozalongo:

La siesta son restos de sueño. Amo restar.

Perderse del todo es un buen punto de partida. Creerse perdido, no.

 

Los poetas de hoy han venido para desmentir esta greguería de Ramón Gómez de la Serna:

La luna es un banco de metáforas arruinado