Inicio > Libros > Narrativa > Reo de muerte por imprimir textos heréticos  

Reo de muerte por imprimir textos heréticos  

Reo de muerte por imprimir textos heréticos   

Este año 2020 recupero la novela de Begoña Valero, titulada La Casa del Compás de Oro, al cumplirse el quinientos aniversario del nacimiento de su protagonista, Christophe Plantin, el mejor impresor del humanismo, haciéndome eco del homenaje que le rinden ciudades como París, Amberes o Valencia y, al que se suma la Unión Europea con la emisión de una moneda conmemorativa de 10 euros.

«En la turbulenta Europa del siglo XVI, asolada por las guerras de religión, la pasión por los libros podía llevar a la muerte. La Casa del Compás de Oro es la historia de un aprendiz que quiso ser encuadernador, pero no pudo cumplir su sueño. Y se convirtió en el impresor, librero y editor más prestigioso de su tiempo, con lo que eso suponía». Decía un edicto al respecto, publicado en esa época y que da idea del calvario a que se podía enfrentar: «Cualquiera que fuese hallado culpable de imprimir, reproducir o distribuir en cualquier forma libros o escritos considerados como heréticos, así como quien se hallase en posesión de ellos, a sabiendas, será reo de muerte. Si se retracta, en caso de ser hombre será decapitado, y si es mujer enterrada viva. Si no llegara a retractarse, la muerte será en la hoguera».

El atrevimiento de Christophe Plantin le permite llegar a captar la atención del monarca Felipe II y conquistar la Europa culta a través de la calidad de sus trabajos de impresión. La Biblia Políglota de Amberes o Biblia Regia, traducida por Benito Arias Montano, avala su reputación.

"Todo comienza con la muerte en la hoguera en Lyon de un impresor, por tener en su poder las «95 tesis» de Martín Lutero"

La Casa del Compás de Oro es de ese tipo de novelas que al terminar de leerlas te producen la sensación y el deseo de seguir conociendo las vicisitudes que rodean a sus personajes. La autora ha sabido enlazar una importante serie de hechos históricos con maestría, rigor y emoción. Todo comienza con la muerte en la hoguera en Lyon de un impresor, por tener en su poder las «95 tesis» de Martín Lutero, y de su hija, por haber sido acusada de brujería, siendo este hecho el desencadenante de una trama cargada de pasajes de la Historia que cautivan al lector.

El protagonista, Christophe Plantin, es un personaje histórico fascinante que se supo codear con muchos de los intelectuales de su época y que, gracias a su trabajo, esfuerzo y acierto, ha contribuido junto a muchos maestros impresores a que su oficio haya sido un arte y que los libros con sus historias lleguen a nuestros días.

Desde las vivencias del protagonista podemos adentrarnos en la sociedad de un siglo marcado por los enfrentamientos entre católicos y protestantes tras la Reforma de Lutero, una reforma que convulsiona Europa, donde muchas ciudades son centros destacados de la intolerancia religiosa. En estas circunstancias, Plantin tiene que sobrevivir no solo a los enfrentamientos político-religiosos, sino a las denuncias de sus competidores por imprimir libros considerados heréticos, mientras trata de salvar a su familia y mantener a flote su negocio.

Personajes históricos de la corte, como el propio Felipe II, Gabriel de Zayas, Benito Arias Montano, el cardenal Granvela, el gran duque de Alba, así como Robert Macé (encuadernador), y los impresores Jacques Bogard y Juvenis tendrán una gran importancia en la vida de Plantin.

La autora, a partir de un momento dado, decide que la voz que cuenta la historia sea en primera persona, recurso muy adictivo para el lector. Esta voz, con el paso de las páginas, se convertirá en un entrañable personaje de ficción de la novela. Luis de Osuna, que así se llama el narrador, es un soldado del tercio y un audaz aventurero.

"Sorprende la autora con la capacidad para enlazar realidad y ficción, casi sin poder percibir dónde empieza una y termina la otra"

También es necesario destacar la calidad narrativa de la obra, que utiliza un lenguaje elegante, cuidado y preciso, para contar con un rigor histórico sorprendente la vida del genial Christophe Plantin y su tiempo.

Sorprende la autora con la capacidad para enlazar realidad y ficción, casi sin poder percibir dónde empieza una y termina la otra. También impresiona la ingente labor de investigación que se aprecia a lo largo del relato y que nos acerca mucho más a la historia de las guerras de religión en Francia y a la guerra de Flandes. En definitiva, ningún lector que sienta pasión por los libros puede dejar de pasearse por las páginas de La Casa del Compás de Oro. Tal como se desarrolla la historia, creo que pide continuación.

Una vez releído el libro, sirvan estas letras como homenaje a un hombre que supo navegar —entre dos aguas—: de un lado imprimir, entre otros muchos textos católicos, —sirva como ejemplo que en la vida de la imprenta, realizó 1863 ediciones de la Biblia Políglota—, ya que obtuvo de Felipe ll y del papa el permiso para ser el impresor oficial; de otro lado junto con su yerno Jan Moretus, imprimir infinidad de ediciones de textos protestantes, a la vez que crear una imprenta que permaneció activa desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XIX y que hoy en día es un museo. En 2005 la UNESCO ha reconocido el taller-museo como Patrimonio de la Humanidad.

—————————

Autora: Begoña Valero. Título: La Casa del Compas de Oro. Editorial: Grijalbo. Venta: Todostuslibros.

4.8/5 (33 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)