Inicio > Blogs > La orquesta del Titanic > Run, cuando huir es la única salida
Run, cuando huir es la única salida

Run. Corre. Un escueto mensaje en la pantalla del móvil desencadena una loca carrera a través de los Estados Unidos. Desde Nueva York a Los Ángeles, pasando por la América más profunda y cáustica, la de Richard Brautigan y Raymond Carver, la de John Irving y A. M. Homes.

¿Quién no ha pensado alguna vez en dejarlo todo? El trabajo, a su mujer, a su marido, a los hijos, a los amigos; todo, a todos, de una misma vez. Sin sentimiento de culpa. Empezar de cero. O mejor aún, retomar algo que quedó pendiente, una historia que sigue latiendo en nuestro corazón, un guion pendiente de rematar, una novela a la que solo le pusimos un bonito título y nunca nos atrevimos a escribir. 

"Ninguno es feliz con su vida actual y deciden pulsar el botón del pánico: run"

En esas están Ruby Richardson y Bill Johnson, los protagonistas de la serie Run, la última locura que ha salido de la cabecita inquieta de la genial Phoebe Waller-Bridge, escritora de esa delicia que es Killing Eve, y creadora y protagonista de ese chute de adrenalina llamado Fleabag. Phoebe no solo firma el notable libreto de la serie, también se mete el piel de uno de los personajes más interesantes y disruptivos de la ficción. En solo unos minutos se come la pantalla y se instala en nuestro cerebro; otra vez. ¿Alguien duda de quién parte el bacalao actualmente en el mundo de la televisión de pago? ¿Cuál será su próximo movimiento? Yo lo espero con impaciencia. Mientras tanto: corro

Ruby y Bill fueron novios durante su adolescencia y juventud. Hicieron un pacto: abandonarlo todo y escapar juntos. Pero la vida les llevó por diferentes caminos: ella se casó y tuvo hijos, priorizó a su familia por encima de su vida profesional; él se centró en su carrera, convertido en gurú de la autoayuda. Ninguno es feliz con su vida actual y deciden pulsar el botón del pánico: run; enviar el mensaje que activará el acuerdo que habían hecho años atrás. De tren en tren, irán rememorando su amor y escenificando su decepción.

"Hay distracciones que impiden a sus creadoras acentuar como debería al que debería ser el verdadero eje de esta historia: la amargura"

La historia funciona gracias a la protagonista femenina, Merritt Wever (Nurse Jackie), de la que ya había quedado prendado en la más que interesante Creedme. Por contra, Domhnall Gleeson (Black Mirror) no consigue en ningún momento dar la réplica a su compañera de reparto. Y es ese quizá el mayor problema de esta serie con tan pocos personajes —a excepción de la estupenda Archie Panjabi y del fabuloso Rich Sommer, a quien conocíamos de Mad Men, y de la esporádica, pero brillante, ya comentada, aparición de Phoebe—: falta alguien de peso, por el lado masculino, para que esa pareja de amantes, para que ese dúo nos atrape con la fuerza necesaria, para que su química haga explotar la ficción en cada episodio.

Los capítulos son cortos e intensos, pero a veces algo confusos —para mí esto no es negativo si al final se dispara la pistola de Chéjov: el problema es que queda encasquillada— en su resolución. Hay distracciones que impiden a sus creadoras acentuar como debería al que debería ser el verdadero eje de esta historia: la amargura. La desilusión por no haber sido valientes, por haber tomado la decisión fácil, la equivocada. Seguro que tú también esperas que alguien de tu pasado te mande ese mensaje a tu móvil: run, corre, haz aquello por lo que no tuviste agallas para luchar. Todavía estás a tiempo. O no.

Vídeo: serie Run, en HBO

————————

Título: Run

Creadoras: Phoebe Waller-Bridge y Vicky Jones

Reparto: Merritt Wever (Ruby Richardson), Domhnall Gleeson (Billy Johnson) y Archie Panjabi (Fiona).

Temporadas: 1

Capítulos: 8

Dónde verla: en HBO

4.2/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)