Inicio > Actualidad > Se presentan los versos a vuela luna de Jesús Fernández Úbeda

Se presentan los versos a vuela luna de Jesús Fernández Úbeda

Se presentan los versos a vuela luna de Jesús Fernández Úbeda

(Crónica de la presentación de Aterrizaje forzoso, de Jesús Fernández Úbeda, 20 de marzo de 2018)

Para batirse —en condiciones— hacen falta dos cosas: unos buenos padrinos y maestría, o al menos cierta pericia, con las armas. Jesús Fernández Úbeda (o «Úbeda» como se le conoce en territorio literario) salió hace unos días airoso de su primer duelo.

Presentaba en Casa de Granada (Madrid) su primer libro de poesía, Aterrizaje forzoso (Cultiva Libros, 2018), y lo hacía con unos padrinos de oro: Raúl del Pozo (una de las pocas personas ante las que —manifestó Jesús— tuvo miedo), José Mota (con quien comparte pasión por Quevedo) e Igor Paskual.

"El acto estuvo salpicado de momentos de humor, muchos de ellos protagonizados por José Mota."

Con semejante plantel de embajadores —listos para darle la alternativa—, mucho debía torcerse la faena para que la sala no se llenase. Más de un centenar de personas, de toda edad y condición, escucharon atentos durante casi una hora a los intervinientes; tomaron notas y aguantaron el aliento con los versos recitados. Es inusual ver a jóvenes escuchando embelesados los disparos de Quevedo.

Más inusual aún es que un escritor novel aterrice en el terreno de la poesía con una antología como ésta. Tiene empaque. Su Aterrizaje forzoso está cuajado de sonetos. Lo suyo es auténtica poesía sin alharacas. Con un par.

“Trae apetito de tinta, escribe en Internet, triunfa como periodista, pero el novicio aspira a cantar en misa mayor”, reza el prólogo de Raúl del Pozo al libro. Y casi una misa fue la presentación de su libro de poesía, un acto comunitario de fe al verso y al soneto. Raúl del Pozo concluyó que “como buen periodista, Úbeda piensa que la poesía, como las noticias, también está en los bares, en las discotecas y sobre todo en los jergones”.

José Mota destacó la dificultad de escribir hoy día sonetos, uno de los aspectos que —manifestó— más le habían llamado la atención de la obra. Úbeda declaró en este sentido que “el soneto es dictatorial. Si te sales de los dos cuartetos y los dos tercetos ya está mal hecha la cosa. Impone una cuadrícula, una constitución”.

"En la mesa le acompañaba además Igor Paskual, músico y periodista, amigo de backstage a quien Úbeda conoció en un concierto de Bunbury."

De la pericia con las armas de Úbeda dio buena cuenta Raúl del Pozo, que asimismo afirmó: “Hay dos formas de ser poeta, el poeta que vive en la pasión y el poeta que vive en el mundo verbal. Jesús vive en la noche. La noche de Madrid es su género”. De esta máxima dimos fe unas horas después. En las bambalinas de la presentación, cuando la noche se cerró sobre el centro de la capital, Úbeda dejó claro que es un literato nocturno, que los mejores versos afloran en las noches de Madrid y que cualquier escenario es válido para encontrar una musa para su poesía.

En la mesa le acompañaba además Igor Paskual, músico y periodista, amigo de backstage a quien Úbeda conoció en un concierto de Bunbury. Lo que unió Bunbury lo sella la poesía y el arte de la entrevista, arte que ambos profesan y que los ha reunido en numerosas ocasiones. En el acto estuvo presente de igual forma la música, pues el poemario está plagado de referencias musicales, Paskual dijo que “no hay poeta que cite más músicos que Úbeda (…). Éste es un libro muy de mitómano”. Apuntó en otro momento Raúl del Pozo: “Si se descuida le salen canciones”.

"La noche cayó poco a poco sobre Madrid y llegó el momento aciago, el de las tristes despedidas."

El acto estuvo salpicado de momentos de humor, muchos de ellos protagonizados por José Mota (“Conociendo a Cervantes como le conozco”) o incluso por el propio autor (“Gracias también a la gente que no conozco”). “El humor y la poesía son armas de construcción masiva. Cuando se lanza un verso, el mundo es un poco mejor”, terminó Mota su intervención, tras lo que los presentadores y el autor leyeron algunos de los sonetos que forman este “Aterrizaje forzoso” (y gustoso) del periodista.

La noche cayó poco a poco sobre Madrid y llegó el momento aciago, el de las tristes despedidas. Los asistentes  —amigos, familiares, periodistas y ruritanos— nos quedamos satisfechos con estos versos lanzados a vuela pluma, con estos versos, los de Fernández Úbeda, a vuela luna.

Aterrizaje forzoso, el poemario de Jesús Fernández Úbeda, está ya a la venta en las mejores librerías. Y debería estar en las mejores bibliotecas. ¡No se lo pierdan!

—————————————

Autor: Jesús F. Úbeda. TítuloAterrizaje forzosoEditorial: CLV. VentaAmazon y Casa del libro

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)