Inicio > Libros > Narrativa > Una novela brutal y de altísima calidad

Una novela brutal y de altísima calidad

Una novela brutal y de altísima calidad

Sin preámbulos. Este libro me llegó tarde. Ya no lo esperaba y no pensaba reseñarlo. No por nada, sólo había perdido su turno en la cola. Vuelta a la casilla de salida.

Pero como todo en esta vida, el tiempo nos pone a todos en nuestro sitio. Y esta novela me puso en mi sitio en las primeras veinte páginas. Agradezco al editor el envío del ejemplar de la misma manera que le maldigo por no habérmelo enviado antes.

Me importa bastante poco quién es Carmen Mola. Entre poco y nada. No he investigado nada acerca de la autora pero sé que Carmen Mola es un pseudónimo. No sabemos si es hombre o mujer, joven o vieja, casada o soltero… y la verdad es que nada de eso es importante, porque lo que ha sido capaz de escribir quien quiera que esté tras ese nombre se sale de cualquier arquetipo de escritor. Si tuviera que elegir, apostaría a que es una mujer. Es una de las novelas más inteligentes que he leído nunca. Una novela llena de rabia.

"La trama es cruda, arriesgada, actual"

La crítica tiene la maldita manía de estar constantemente estableciendo comparaciones. En este caso, a Mola la han comparado con Lemaître, Dolores Redondo, Luca D’Andrea y varios autores más. Pues si hay que decir algo, yo digo que Mola es mejor, si comparamos los debuts de todos ellos. Me atrevería incluso a compararla con Gómez-Jurado debido al endiablado ritmo que le ha imprimido a esta novela, pero otra vez la comparación está injustificada. Mola se sale de lo establecido y yo he disfrutado un montón de esta novela.

La trama es cruda, arriesgada, actual: una familia gitana ha renunciado a sus usos y costumbres para integrarse en la sociedad. Ya en la adultez, Susana Macaya es secuestrada la noche de su despedida de soltera, apareciendo dos días después brutalmente asesinada. Lo más escalofriante del caso es que su hermana murió de la misma forma siete años antes, pero el asesino de Lara Macaya sigue recluido en prisión.

La novela cuenta con todo para devorarla en pocas horas. Capítulos cortos, buena estructura dividida en cinco grandes partes y frases cortas que te golpean como un buen boxeador. Narrador omnisciente y una buena construcción de personajes cierran una ópera prima de una autora que ha llegado al paisaje literario para quedarse. Este es el  escenario en el que se desenvuelve una novela negra que traspasa los límites no escritos que casi ningún escritor se atreve a cruzar: la descripción de la tortura y el dolor que se le inflige a los niños.

"Destaca la capacidad de la autora para la descripción de escenas. Capaz de revolverte el estómago. Literalmente"

Elena Blanco, la protagonista de la novela, es una persona dura, obstinada y de malas costumbres. Como a todos nos gustan que sean los policías. Usando su voz, la autora nos habla de temas tan actuales y tan delicados como las bodas entre gitanos y payos, la violencia machista, las costumbres gitanas, la homosexualidad… Un personaje potente que soporta el peso de la novela pero que se rodea de otros personajes de los que me voy a permitir destacar a Mariajo, una hacker sexagenaria.

Respecto a la narrativa, destacar la capacidad de la autora para la descripción de escenas. Capaz de revolverte el estómago. Literalmente. Capaz de transmitir esa sensación de adicción a la repugnancia que sientes cuando lees a King, o al Gellida de la primera trilogía.

"Lo único importante es que la novela es brutal, de altísima calidad y narrativamente perfecta"

Que si Carmen Mola es una mujer, que si no, que si dudamos de si realmente es la primera novela de alguien, que cómo es posible que se consiga una trama autoconclusiva de tanta calidad dejando abierta la puerta a la vuelta de Elena Blanco… Miren, señores y señoras. Lectoras y lectores. ¿A quién le importa? Lo único importante es que la novela es brutal, de altísima calidad y narrativamente perfecta. Que Carmen Mola y Elena Blanco van a volver. Y que como no me llegue antes el siguiente libro, la autora va a tener trabajo describiendo la escena que se va a encontrar si me cruzo con los responsables de prensa de Alfaguara.

Y a la autora le digo que no salga de su agujero y de su anonimato, si es que peligra que pueda escribir con esta libertad. Si esto ocurre, yo mismo iré a meterla de nuevo a la madriguera.

Pasen y lean. No coman mucho, por si acaso. Y una cosa les digo. Prepárense para separarse un poco el libro de la cara en algunos pasajes, pero para no soltarlo de entre las manos durante unas cuantas horas.

Ya me contarán. Buena lectura.

—————————

Autora: Carmen Mola. TítuloLa novia gitanaEditorial: Alfguara. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro