Inicio > Actualidad > Noticias > Zahara: «Este poemario tiene mucha mala leche»

Zahara: «Este poemario tiene mucha mala leche»

Zahara: «Este poemario tiene mucha mala leche»

La necesidad de dar forma a lo que sentía y de «encajar ese pulso artístico en un formato compatible» con su vida, incluida la crianza de un niño, llevaron a Zahara a un tercer libro que, a través de poemas y relatos, le ha ayudado a conocer por ejemplo la importancia que la muerte tiene hoy para ella.

«Me preocupa en la misma medida que la vida, y cada vez más. Conforme tienes lo que quieres y todo encaja, aprendes a disfrutar y a estar a gusto en tu piel. Es entonces cuando más miedo le tienes a la muerte, y yo nunca he querido morirme menos que ahora», confiesa la artista en una entrevista con Efe.

Su nueva obra, Teoría de los cuerpos (Aguilar), en la que reflexiona sobre ello, no es un disco. Por falta de tiempo, tampoco es una nueva novela, tras la previa Trabajo, piso, pareja, sino 118 páginas de pensamientos «sobre los seres humanos, de por qué nos comportamos y relacionamos así», recopilados desde 2011 y ordenados según leyes matemáticas. «Había un poema llamado «Teorema de los cuerpos», y me vino un recuerdo de mi época de estudiar. Al indagar descubrí que el álgebra se ocupa de una parte tan compleja que, para expresarla, en vez de números utilizaba letras. Ahí pensé que sí podía entender ese lenguaje», rememora. En concreto, la Teoría Algebraica de los Cuerpos se define como «una entidad matemática para la cual la adición, sustracción, multiplicación y división están bien definidas», como «lo son las personas», añade Zahara, que distribuyó sus escritos en tres partes, de acuerdo con epígrafes matemáticos que parecían hablar de la vida.


La primera, «Clausura de un cuerpo», se centra en las rupturas sentimentales y de cómo existen «muchos cuerpos cerrados, atrapados en momentos complejos, y contienen estrictamente al propio cuerpo y a todas sus cantidades sustraídas y divididas. Este poemario tiene mucha mala leche y en algunos momentos cuento que la relación con mi propio cuerpo y con el de los demás no ha sido para nada agradable, de cómo mi cuerpo es libre cuando antes no lo había sido, cuando lo habían tocado sin permiso o se había sentido amenazado. Como casi todas las mujeres que conozco, físicamente y emocionalmente me he sentido amenazada», explica. En ese sentido, recomienda la lectura del libro a los que, desde la derecha, consideran que la «ideología de género» está contaminando todos los órdenes de la vida diaria. «Me recuerdan al abusón del cole, al que no podías decirle nada. Lo que mejor hace esta gente, por desgracia, es inventarse una cosa y soltarla como una verdad, y consiguen trascender porque no tienen discurso, solo bloques que compras o no, sin debate», lamenta.

Una amiga de Zahara, añade, también recomienda el libro «a los hombres que piensan que tras la maternidad las mujeres se convierten en una ameba sexual». Porque el sexo abunda en este libro que, en su segundo capítulo, se ocupa de la «Correspondencia de los cuerpos». «Se me fue la mano con el sexo en este libro, porque el pudor lo perdí hace mucho tiempo. Soy todo víscera y corazón y vagina y ojos y reacciones galvánicas de la piel, pero de lo que hablo es tan básico que conecta con los demás», destaca la autora. En la tercera parte, la más amplia, engloba todas aquellas cuestiones «trascendentales» que pueden entenderse como «Extensión de un cuerpo», véase «un hijo, un sueño, la muerte…».

Sigue quedando mucho material en su ordenador pendiente de ver la luz, parte de él como canciones que conformarán la continuación de su último álbum, Astronauta (2018), y que nacieron de algunos de estos escritos, como en el caso de «En dos», el poema que abre el libro. «Soy una persona con inquietudes artísticas y la necesidad de ponerle forma a lo que siente. El camino que he seguido en el mundo literario es bonito y sólido: el primero de semaforismos fue un buen punto de partida, y la novela un reto personal que me hizo sentirme escritora», dice, dejando la puerta más que abierta a nuevas entregas literarias.

3.8/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)