Inicio > Poesía > 5 poemas de Luis Díaz
5 poemas de Luis Díaz

Luis Díaz es un periodista, gestor cultural y poeta nacido en Alcalá de Henares en 1994. Ha colaborado con medios como El Salto, Beatburguer, Mondo Sonoro, VICE o Poscultura. Ha participado en la antología Árboles frutales (Ed. Dieciséis, 2021) y desde 2019 codirige el Festival de Poesía Joven de Alcalá de Henares. Su primer libro, Hombres con un diente de leche (Editorial Cántico, 2020), resultó ganador del IV Premio de Poesía Irreconciliables.

***

***
siempre me dicen que voy a engordar como mi padre que él también era delgado a mi edad que podían rodear su cintura con una mano (como hacen conmigo) siempre me dicen que mi carne se va a desbordar por los lados a estallar a dar de sí pero yo les digo que no siempre les digo que no que yo voy a ser flaco como un galgo voy a correr triste como un galgo.

***

***

nunca quise la nariz de mi padre me miraba en los espejos buscando cambios como quien observa una flor esperando a que se abra

***

***

esperan de ti que seas firme esperan de ti que seas capaz de levantarte cada madrugada a las dos en punto esperan de ti que tengas las uñas sucias esperan que asumas una mala cosecha con la resignación de los animales viejos esperan que asumas que la lluvia y el sol no van a llegar en su momento esperas el trigo y la cebada a veinte céntimos el kilo esperas las ayudas al campo de la unión europea como quien espera la lluvia y el sol esperan de ti que pierdas la cuenta de cuántas veces has cortado las hojas verdes de la parra seca esperan de ti que no calcules cuántos años te quedan de planear la siembra de recoger la cosecha

***

***

He soñado contigo esta noche
Manolo García en el coche
JUAN CECILIA RUIZ

tus manos agarran el volante una canción dice tengo miedo no lo oculto solo me queda tu amor viajamos al sur mientras soñamos con una vida de placeres con un hotel de tres estrellas dos piscinas y media pensión todos los lujos que imaginamos caben en un folleto de viajes marsans

***

***

en esta familia tenemos un historial médico en el que abundan las mujeres con depresión y los maridos que no escuchan que están demasiado ocupados mirándose al espejo intentando sacarse los pelos enquistados de la barba estos mismos hombres llegan a su vejez deseando quedarse viudos pero cuando sus mujeres mueren se pasan lo que les queda de vida llorando se vuelven blandos como peras podridas solo quieren que les cojan la mano ahora que las tienen suaves ahora que ya no las usan para trabajar

3.4/5 (51 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)