Inicio > Poesía > 5 poemas de María Martínez Bautista
5 poemas de María Martínez Bautista

Foto: Elisa Alaya.

María Martínez Bautista es una poeta nacida en Madrid en 1990. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense, ha publicado los poemarios Primera noche en las ciudades nuevas (Colección Monosabio, Ayuntamiento de Málaga, 2012; próxima reedición en La Bella Varsovia, 2021) y Galgos (La Bella Varsovia, 2018), que obtuvo el II Premio “Javier Morote”, del proyecto Los libreros recomiendan (CEGAL). Ha traducido al castellano la poesía de Gaia Ginevra Giorgi (Maniobras secretas; La Bella Varsovia, 2018) y de Antonia Pozzi (Inicio de la muerte; La Bella Varsovia, 2019). Sus poemas han aparecido antologías como Tenían veinte años y estaban locos (edición de Luna Miguel; La Bella Varsovia, 2011) y en revistas como Litoral, La Galla Ciencia, Anáfora y Poemad.

***

CASITAS

Qué tristes son los barrios
donde nunca he vivido
y las casitas donde nunca he sido.
Porque son tan punzantes
otras vidas posibles.

***

***

En las casas sin barrio
que ensanchan el vacío de las grandes ciudades,
con sus cuerpos enormes y sus ojos enanos,
¿fui la que decidieron en las zonas comunes?
Allí lo personal nunca es privado.
Lo privado es un viento
que levanta sospechas

***

LOS ANCIANOS DURMIENDO

Conoceréis la muerte
por las bocas vacías de los viejos
que duermen a deshora.
El sueño se los lleva a la frontera,
sus ojos se van alto y se van lejos,
sus manos moteadas cogen fuerte
el hilo transparente de la vida:
lo poco de futuro,
los mares de momentos del pasado.

Estaréis en los trenes,
donde el sueño es un don de los incautos,
y hablarán de la muerte las bocas que no encajan.
Pensaréis en el hilo y en los vuestros.
Otra vez el temor,
como el veneno de un insecto antiguo,
de morir lejos o que mueran mientras.

***

AÑO NUEVO

Algunos hacen ritos
para evitar que el barco naufrague todavía.
Porque temen la ola inesperada.
Temen la tempestad ingobernable.

Otros tan solo esperan la mañana.
Merecen la mañana más que nadie.

***

LA NOCHE LOS DERROTA

Tras los ojos cerrados de los niños
hay visiones de muerte.
Extensas sombras en los muros blancos
y serpientes febriles.
La noche los derrota.
Oyen volar las flechas como enjambres de acero
y oyen mamá está muerta.
Palpan la cama y sienten el sepulcro.

4.1/5 (49 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)