Inicio > Lenka Dángel

Lenka Dángel

Lenka Dángel (pseudónimo, obviamente) nació en Gijón en 1978, por fortuna en una casa llena de libros. Fue desde niña una lectora compulsiva con un, a decir de sus profesoras, “exceso de imaginación”. Empezó a escribir poesía a los nueve años, en certámenes escolares y para rellenar secciones en la revista anual del colegio. Abandonó los versos muy pronto y se decantó por los cuentos y las obras de teatro, fascinada por Lorca y por su admirado paisano Alejandro Casona. Abrazó la fantasía con Ende, Durrell, Gripe y Dahl. Sus primeras lecturas adultas fueron obras de Márquez y Pérez-Reverte que su padre, marino de profesión, escamoteaba en los barcos. Estudió Educación Social, interesándose especialmente por impartir talleres de Animación a la lectura y de Escritura Creativa a jóvenes en riesgo de exclusión (en algunos de dichos talleres tuvieron la gentileza de participar los tristemente fallecidos Justo Vasco y Luis Sepúlveda, compañero y amigo de Zenda). Colaboró durante cinco años con la revista ‘La Brocha’, reseñando exposiciones artísticas. Tiene varios microrelatos publicados en diferentes antologías y aspira a que su primera novela vea la luz algún día.

Publicaciones del autor

Hay alguien

LOS TRECE ESCALONES, XLIX: HAY ALGUIEN El piso estaba bien, eso no podían negarlo. No tenía tanta luz como el otro, por...

El invernadero

LOS TRECE ESCALONES, XLVII: EL INVERNADERO Lo mejor de la residencia era, sin duda, el invernadero. Estaba en un extremo del jardín,...

La promesa

LOS TRECE ESCALONES, XLVI: LA PROMESA Se llevaban casi doce años. Amador nació primero, y fue un chiquillo fuerte, inquieto, lleno de...

Lo que Viggo pudo escribir

Lleno el auditorio, y tras una elogiosa presentación del anfitrión (Javier García Rodríguez, escritor y profesor de la Universidad de Oviedo), Viggo irrumpe en...

Medusa

LOS TRECE ESCALONES, XLV: MEDUSA —Va a ser una noche larga —auguró Beatriz, restregándose los párpados. —Y no te quejes —replicó Germán...

Nieve roja

LOS TRECE ESCALONES, XLIV: NIEVE ROJA Si algo le habían dejado claro desde que tenía memoria era el asunto de sus pocas...

Presencia

LOS TRECE ESCALONES, XLIII: PRESENCIA Quien haya perdido a un hermano sabe bien que pocas cosas pueden ser peores. Se siente un...

Mensaje

LOS TRECE ESCALONES, XLII: MENSAJE Nunca le habían dado miedo los ascensores. Hasta que empezaron las pesadillas. Aquel terror no tenía el...