Inicio > Lenka Dángel (Page 3)

Lenka Dángel

Lenka Dángel (pseudónimo, obviamente) nació en Gijón en 1978, por fortuna en una casa llena de libros. Fue desde niña una lectora compulsiva con un, a decir de sus profesoras, “exceso de imaginación”. Empezó a escribir poesía a los nueve años, en certámenes escolares y para rellenar secciones en la revista anual del colegio. Abandonó los versos muy pronto y se decantó por los cuentos y las obras de teatro, fascinada por Lorca y por su admirado paisano Alejandro Casona. Abrazó la fantasía con Ende, Durrell, Gripe y Dahl. Sus primeras lecturas adultas fueron obras de Márquez y Pérez-Reverte que su padre, marino de profesión, escamoteaba en los barcos. Estudió Educación Social, interesándose especialmente por impartir talleres de Animación a la lectura y de Escritura Creativa a jóvenes en riesgo de exclusión (en algunos de dichos talleres tuvieron la gentileza de participar los tristemente fallecidos Justo Vasco y Luis Sepúlveda, compañero y amigo de Zenda). Colaboró durante cinco años con la revista ‘La Brocha’, reseñando exposiciones artísticas. Tiene varios microrelatos publicados en diferentes antologías y aspira a que su primera novela vea la luz algún día.

Publicaciones del autor

Idéntica

LOS TRECE ESCALONES, XXVIII: IDÉNTICA —Eres idéntica a tu madre, Susana. Pero idéntica. Eso le decían siempre, desde que tenía uso de...

La prima Ugarte

LOS TRECE ESCALONES, XXVII: LA PRIMA UGARTE A las cuatro de la tarde el sol caía como plomo derretido sobre el pueblo....

Bestia

LOS TRECE ESCALONES, XXVI: BESTIA Descabalgó de un salto y acarició al corcel entre los ojos oscuros. La había llevado sana y...

El vecino de abajo

Foto: Daniel Mordzinski Durante meses, ideamos infinidad de talleres. De apoyo escolar, de manualidades, de habilidades sociales, de cocina, de orientación laboral, de juegos...

Ceniza

LOS TRECE ESCALONES, XXIV: CENIZA Tenía que admitirlo, la casa era hermosa. Una construcción sólida, sobria y elegante, lejos de los...

La jaula

LOS TRECE ESCALONES, XXIII: LA JAULA A la niña Sara nada le dio más pena que enterarse de que su abuelo...

Adelfa

LOS TRECE ESCALONES, XXII: ADELFA Llegaba tarde, como de costumbre. Y, para no variar, había tenido que dejar el coche a...

El bosque

LOS TRECE ESCALONES, XXI: EL BOSQUE Lo decían las madres, siempre, cada día, con idéntica aprensión. «No vayas al bosque. Hay...

La hiedra

LOS TRECE ESCALONES, XX: LA HIEDRA La señorita Lina siempre se levantaba temprano. Cada uno de sus días, desde que podía...