Inicio > Lenka Dángel (Page 2)

Lenka Dángel

Lenka Dángel (pseudónimo, obviamente) nació en Gijón en 1978, por fortuna en una casa llena de libros. Fue desde niña una lectora compulsiva con un, a decir de sus profesoras, “exceso de imaginación”. Empezó a escribir poesía a los nueve años, en certámenes escolares y para rellenar secciones en la revista anual del colegio. Abandonó los versos muy pronto y se decantó por los cuentos y las obras de teatro, fascinada por Lorca y por su admirado paisano Alejandro Casona. Abrazó la fantasía con Ende, Durrell, Gripe y Dahl. Sus primeras lecturas adultas fueron obras de Márquez y Pérez-Reverte que su padre, marino de profesión, escamoteaba en los barcos. Estudió Educación Social, interesándose especialmente por impartir talleres de Animación a la lectura y de Escritura Creativa a jóvenes en riesgo de exclusión (en algunos de dichos talleres tuvieron la gentileza de participar los tristemente fallecidos Justo Vasco y Luis Sepúlveda, compañero y amigo de Zenda). Colaboró durante cinco años con la revista ‘La Brocha’, reseñando exposiciones artísticas. Tiene varios microrelatos publicados en diferentes antologías y aspira a que su primera novela vea la luz algún día.

Publicaciones del autor

Zapatos

LOS TRECE ESCALONES, XXXVII: ZAPATOS Al bisabuelo Samuel le obsesionaban los zapatos. Seguramente se debía a que había crecido en la pobreza...

Rapunzel

LOS TRECE ESCALONES, XXXVI: RAPUNZEL El forastero frunció el ceño, molesto con el bullicio de la atestada taberna. Plantado en el umbral,...

Vecinos

LOS TRECE ESCALONES, XXXIV: VECINOS En Torneros 26 nunca había habido conflictos de importancia. Los chiquillos del 5º Derecha resultaban un tanto...

Ático

LOS TRECE ESCALONES, XXXIII: ÁTICO Di la entrada para mi primer piso en propiedad a los veintiocho años. Fue una sensación agridulce...

Náyade

LOS TRECE ESCALONES, XXXII: NÁYADE —Abuela, cuéntame lo de la niña Doria. —¿Otra vez? Pero, criatura, ¿es que no te cansas nunca...

Invierno

Valiéndose de las voces de dos narradores, Leticia Sánchez Ruiz va tejiendo con maestría y a dos hilos el tapiz de la escena del...

Lobo

LOS TRECE ESCALONES, XXXI: LOBO Si lo hubiera sabido, claro, ni se habría bajado del coche. Pero si algo tenía bien asumido...

9C

LOS TRECE ESCALONES, XXX: 9C —Listo —anunció Teresa con gesto triunfal, tras cerrar con cinta americana la última caja—. Por Dios, qué...

Bailarina

LOS TRECE ESCALONES, XXIX: BAILARINA El horario de visitas empezaba a las cinco en punto de la tarde, los martes y los...