Inicio > Libros > Cómic > Demolición psíquica a través del nervio óptico

Demolición psíquica a través del nervio óptico

Demolición psíquica a través del nervio óptico

Ahhhhhh… Phantastykon Sathanas (Autsaider cómics, 2021), la biblia negra del cómik, una Opus largamente olvidada pero que al fin, y contra todo pronóstico, se ha materializado por Obra y Gracia de Autsaider Cómics.

Sí, conocemos el final del trayecto –que es este libro– pero ¿de dónde surge esta aberración de la Bande Dessinée?

Cuando me paro ahora a pensar con motivo de su publicación y por extensión de esta columna en la génesis de estas historias, no hallo más que una neblina espesa en mi maltrecha memoria.

Pero intentaremos arrojar algo de Lux.

"Pues todo el mundo, aunque le pese, ha imaginado inconfesables actos, ya sea despierto o en sueños: situaciones fuera de los códigos de conducta ética aceptados por la especie humana"

Todos los comix que componen este Códice fueron originalmente publicados en revistas y fanzines de España, Francia e Inglaterra. Los curadores —lol— de estos zines normalmente te daban una fecha límite y un rango de páginas en el que trabajar: 2, 5… lo que fuere. Yo, por mi parte, teniendo en cuenta lo escueto de la extensión, intentaba siempre llevar más allá del límite cada historia, cada viñeta, crear el entremés más brutal posible, una terapia de choque gráfica combinando en un cocktail explosivo daemones pesadillescos, mis reflexiones existenciales y mi escritura poética salpimentada con exabruptos y licencias a modo de divertimento, un aparente nonsense canalizado a través de descargas de ultraviolencia mística demencial que busca epatar la sensibilidad del lector, hervir sus ojos con todo el buen hacer que pudiera según mis humildes talentos y el plazo de tiempo mencionado anteriormente, pero también tensionar su psique con los mensajes e ideas tanto liminales como subyacentes. Pues todo el mundo, aunque le pese, ha imaginado inconfesables actos, ya sea despierto o en sueños: situaciones fuera de los códigos de conducta ética aceptados por la especie humana; mi misión era transgredir estos códigos y hacer valer que en la ficción no hay límite posible y que la moral no es más que un consenso arbitrario como otro cualquiera.

Aclarado en lo posible el Dogma, atendamos ahora al llamado proceso creativo o Ritual.

Enfrentarse a la página en blanco es tortuoso la mayoría de las veces. Para crear, pues, estos comix, yo simplemente dejaba volar libremente y hacia el fondo del Espíritu la imaginación en una suerte de método paranoico~crítico. Fogonazos de ideas venían a mi mente, apuntaba el argumento si acaso en dos, tres, cuatro líneas; fijaba la vista sobre el papel geometrizando caprichosamente las viñetas, trazaba los lápices al son de una risilla en lo hondo de mi mente que se tronchaba con lo que iba a ser gráficamente narrado, y así, en la noche de mi cubil pasaba horas entintando sin piedad.

***

Al echar la vista atrás y releer ahora estos comix para su reunión final, yo mismo no he podido evitar sentir un escalofrío, un ‘¡mamma mia!’, una cierta desazón… será quizá la edad… pero es que, tal como reza y sentencia la historia que cierra el libro, “esta pequeña mancha negra es mi mente… su obertura es estrecha, es cierto; pero su obscuridad, su profundidad, sus límitesssss…, ni siquiera Yo los conozco”.

—————————————

Autor: Víctor Dvnkel. Título: Phantastykon Satanas. Editorial: Autsaider cómics. Venta: Todos tus libros y Amazon.

4.5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios