Inicio > Poesía > Despedida, de Cees Nooteboom, poemas en el tiempo de virus

Despedida, de Cees Nooteboom, poemas en el tiempo de virus

Despedida, de Cees Nooteboom, poemas en el tiempo de virus

Cees Nooteboom (La Haya, 1933) es considerado uno de los escritores europeos más notables. Por su polifacética obra ha merecido diversas distinciones, entre ellas, el Premio Austriaco de Literatura Europa (2003), el P. C. Hooft (2004) y el Premio de las Letras Neerlandesas (2009). Recientemente le ha sido concedido en España el prestigioso Premio Formentor de las Letras (2020). Su jurado ha destacado que Cees Nooteboom «es un escritor viajero que ha hecho del nomadismo una actitud filosófica, estética y espiritual que trasciende las fronteras y revela la naturaleza expansiva de los horizontes humanos».

Despedida (Afscheid), su nuevo poemario, empezó en un jardín con la descripción de unas plantas mediterráneas, y lo que afloraron fueron recuerdos de la guerra, imágenes de un pasado lejano nunca superado. Más adelante el libro tomó otro giro cuando, inesperadamente, un misterioso virus se apoderó del mundo y trastocó la vida. Una colección de poemas que se lee como un solo poema, en la que se funden desolación y belleza, pasado y futuro, nostalgia y conciencia de acabamiento. Obra de madurez de un gran poeta.

Zenda reproduce a continuación 5 poemas de este libro.

IX

Querías vivir, ¿no? ¿O acaso solo querías
el oro, el azul
del cielo, el amor, el sol?
Nada es gratuito aquí, colecciona

agonías en todas sus manifestaciones,
el dolor, el grito, el pérfido
abrazo, el beso de la traición
urdida.

La vida, ¿un cantar de los cantares? Seguro,
pero debajo de ella esa otra verdad,
de noche y de niebla,
la prueba del nueve que dura

hasta el final.

X

¿Quién cuenta todo esto? ¿Qué voz llama al hombre
en su cuarto solitario? ¿Desde qué antigüedad
quiere alguien hablarle de lucha o
de mutilación? ¿Acaso no le basta

con su propia época? Todo es repetición, todo
está en los libros, el dolor reinventado, machetes
bajo las palabras, sacrificios bajo cielos
siempre idénticos, nada nuevo bajo el sol.

Él lo sabe, antes de que llegue el fin todo desfilará
una vez más ante sus ojos, solo entonces podrá irse
y quizá también reír como un huérfano en la oscuridad
que se aferra a las palabras de los versos.

Hicimos cuanto pudimos.

IV

La pena solo posee una dimensión
donde todo permanece oculto, una mirada
jamás olvidada, duelo y éxtasis, instantes
de amor y de amistad, una canica

de colores que rueda despacio
por encima del borde del patio de recreo
donde nada se conserva, todo cuanto alguna vez
configuró una vida. ¿Qué hubieras querido

conservar? ¿El sonido de una voz,
el recuerdo de un hombro, una
mano, el color de sus ojos, el olor
de un cuerpo, para siempre

perdido?

VII

Ahora desaparece también el pájaro con un lento
batir de alas, lo oigo, un infinito
andante. Sobrevuela el camino o
lo que resta visible de él,

una pista de guijarros, arena y
conchas pulverizadas. Un último
recuerdo del mar y del
agua, de lo que un día fue mi casa.

Mi especie ha nacido del agua,
criaturas acuáticas éramos, esparcidas
por simientes de estrellas para
convertirnos en la forma en que nos

conocemos.

IX

Ahora mis pies cuentan el camino, lo sé,
prohibido volver la vista. Mis pasos miden el tiempo,
un poema sombrío sin parangón, un ritmo
que no puede ser más lento. Intento

ver todavía de todo, como siempre
he hecho. A gran altura sigue volando el pájaro
que fingía seguirme, un último
compañero de viaje que sabía adónde me dirigía,

que conocía mi camino. Tantos caminos
recorrí, siempre en busca de algo
que se encontraba más allá y que al fin,
cuando lo veía, desaparecía como un espejismo

o reaparecía en forma de poema

—————————————

Autor: Cees Nooteboom. Título: Despedida. Editorial: Visor. Venta: Todostulibros

4.4/5 (16 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)