Inicio > Poesía > El estigma de la sangre

El estigma de la sangre

El estigma de la sangre

El cuerpo de la mujer ha sido siempre objeto de valoración y cuestionamiento por parte de los hombres, así el establecimiento del canon de belleza femenina no surge de la propia voz de las mujeres, sino que, modelado por los valores patriarcales, ha ido imponiéndose por encima de la propia realidad y existencia de las mujeres. Etiquetadas y marcadas en una sociedad que nos quiere eternamente jóvenes y donde la menstruación actúa como medición de dicha juventud, recuperar el espacio social y poético que nos corresponde se convierte en una necesidad para superar ese estigma de la edad que la sangre menstrual posa en cada mujer. No sin ironía e inteligencia, Lluïsa Lladó poetiza en Etiqueta roja (Loto azul, 2023) esta herencia que trasciende los límites de un condicionante genético.

La menstruación, como bien desgrana Rosa Silverio en el prólogo, ha sido históricamente un tabú que ha acompañado y definido las acciones de las mujeres a lo largo de los siglos, tabús, algunos de ellos, aún vigentes en nuestras modernas y racionales sociedades occidentales. La impureza de esa sangre, que confirma la feminidad y la no maternidad, aboca a la mujer a un alejamiento del grupo, al que el mismo hecho de no poder lavarse obliga:

Durante la época de mi pubertad,
cuando las mujeres menstruaban
ducharse era contraproducente.
(…)
-¡Niña, no te laves que se va a cortar la regla!

La impureza y las supersticiones hacen que cuanto rodea a la regla deba mantenerse en silencio, ocultarse. Y un acto de rebeldía es este poemario que visibiliza su existencia. No hay impostura en estos versos, sino la honestidad de quien observa con detenimiento este condicionante negativo que afecta a la vida cotidiana, laboral, emocional y sexual de las mujeres, ya que el pétalo rojo de la regla es un signo manifiesto de juventud, idoneidad y aptitud, mientras la menopausia parece reescribir su validez:

Eres una mujer invisible.
Las esporas te atraviesan.
La criba delega tu trasparencia a un extremo.
Y ya no eres nadie
en la selección de personal.

Como si la mujer abandonase la vida a bocajarro con la desaparición de la regla, como si ya no fuese “útil” para la sociedad. La crítica que se despliega desde los juegos semánticos y dobles lecturas, las metáforas insospechadas, el sarcasmo lúcido, que demuestra el dominio del lenguaje, indagan en un universal compartido por las mujeres. La poeta no rehuye por ello del compromiso social y evidencia en sus versos la real pobreza menstrual:

Un paquete de compresas
en algunos establecimientos del mapamundi
se vende como un artículo de lujo.

Artículo de lujo y no de primera necesidad parecen ser los productos de higiene femenina. En España hasta el 2023 estos tenían un iva de un 10%, actualmente del 4%, y cada vez son más las ONG que, en las diversas campañas de recogidas de productos, solicitan la aportación de los mismos para repartir entre las mujeres, dada la imposibilidad de acceder a ellos.

Otro de los hilos que atraviesa Etiqueta roja es el edadismo asociado a la escritura, como si la fertilidad que se relaciona a la menstruación fuese correlativa a la capacidad creativa de las escritoras, en particular, de las poetas:

La poesía vigente anhela sangre joven,
se ha vuelto un vampiro con focos y barras.

Y, especialmente, sólo las jóvenes tienen cabida en el nuevo parnaso poético construido a base de likes e imágenes repletas de frescura y belleza:

Las jóvenes poetas
se abren paso a la nueva poesía.
Un título para un artículo periodístico
trenzado con tres fotografías
de book de agencia.

Este edadismo aún es más ofensivo en la medida en que no se aplica a los hombres, al contrario, a mayor edad más valorada es su poética, relegando a las poetas o “poetisas” a un papel secundario en el escenario literario actual:

aunque desempeñemos la función
de teloneras en los eventos
y nos consagren en la endogamia
del club de las poetas tuertas.

Pues, ser poeta es una cuestión de testosterona. El lugar de la mujer no es el de la escritura poética.

Lluïsa Lladó orillea sin fingimientos y sin falso pundonor la realidad más actual que envuelve al universo femenino y la edad, denunciando el acoso a través de redes sociales o estafas, que, por ejemplo, costó la vida a dos hermanas en Morata de Tajuña recientemente:

A partir de una edad el acoso es digital,
te envían solicitudes de amistad marines
retirados de la Guerra del Golfo
o aumentan los seguidores de Instagram
de poderosos hombres canos
con niños, en coches de alta gama.

Esta Etiqueta roja, definitoria del sexo femenino, por oposición al distintivo de calidad de muchos productos del mercado, pone de manifiesto a la luz de este poemario su connotación peyorativa y su lastre discriminatorio en esta sociedad:

La etiqueta roja
a cada una de las parcelas
concebidas para hacernos creer
que somos ínfimas.

Este estigma de la sangre funciona como una fecha de caducidad en nuestro ADN porque: nacemos niñas y morimos cosas. Naturalizar este proceso biológico, que forma parte de la misma esencia femenina es uno, no el único, de los grandes logros de este poemario de Lluïsa Lladó, ya que las propias mujeres en no pocas ocasiones hemos sido las agentes, no sólo víctimas, de la segregación que esta etiqueta sanguínea delimita, y leer estos versos permite una imprescindible identificación con la que afrontar los naturales ciclos vitales, porque tanto en su presencia como en su ausencia la menstruación parece ser el criterio que define la “utilidad” de una mujer. El peso de una etiqueta con el que se nace mujer es un estigma de sangre que condiciona nuestra existencia y nos segrega.

————————

Autora: Lluïsa Lladó. Título: Etiqueta roja. Editorial: Olé Libros. Venta: Todostuslibros.

4/5 (15 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

3 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Lluïsa Lladó
Lluïsa Lladó
17 ddís hace

Gracias porque una palabra es, en realidad, un puente entre dos pensamientos.

Rosario Raro
14 ddís hace

Completamente de acuerdo. En cuanto terminé la lectura de «Etiqueta roja» pensé que era un libro de poesía necesaria.

Sabrina Analia Cabrera
Sabrina Analia Cabrera
10 ddís hace

Historia de Mujer desde la
Óptica de una Mujer: AMO.
-El Período como garantía
de Juventud.
-La Regla como garantía
de No Embarazo.
-El Síndrome pre- menstrual
nos hace sentir vivas y
joviales. El miedo a
«mancharnos».
Mucha Difusión, poca
Información de Calidad.
– El «Kit menstrual» y su
precio: Shock- tóxico,
monetario y ambiental. Las
Alternativas.
-Saber que todo esa
Conyuntura te hace
deseable ante un hombre.
A ellos no les pasa nada.
¡Qué bien!
Soy Mujer. A mí Sí me
pasan cosas y las
transito como puedo.
El Verdadero Hombre
Acompaña: sea pareja-
amigo- hermano-
compañero de estudio o
trabajo.

Las Fuentes que me
Nutrieron y yo desde
Argentina.

Stuart – «El hombre de tu
Vida» ; sobrevuelan.

«EMPODERAMIENTO
FEMENINO: ES
DIRECTAMENTE
PROPORCIONAL AL
CRITERIO. ES DECIR : SABER
MUY BIEN LO QUE SE
QUIERE/ ACEPTA Y LO
QUE NO. BASES DE LA
VALORACIÓN Y EL
RESPETO» .
Esencia
Conceptual: Cristiane
Cardoso, «The Love
School»
●CONCLUSIÓN:
LAS EMPODERADAS
NO NOS REDUCIMOS A UN
CUERPO. NO EXIJIMOS
CUERPO.
VOY A DEJAR DE
SANGRAR. VOY A DEJAR
DE PENSAR EN
ARTÍCULOS DE HIGIENE,
VOY A DISFRUTAR
LIBREMENTE LOS DÍAS , ME
DEJARÁ DE ACOSAR EL
MALESTAR PREVIO.
¡FELIZ!

AHORA PENSARÉ :
MORIRÉ FÉRTIL O
INFÉRTIL. CUÁNDO SERÁ
MI DESPEDIDA.

¡FELIZ, =!
ACOMPAÑÉMONOS
MUJERES!!!!!!!!!!!

INSPIRACIÓN
DIVINA y yo: Sabrina
Analia Cabrera. 8/4/’24