Inicio > Libros > Narrativa > Génesis
Génesis

Antecedentes

El proyecto “Clásicos liberados” es una de las debilidades editoriales de esta servidora. Iniciado hace unos años por la editorial Blackie Books, consiste en algo aparentemente tan sencillo como es reeditar libros clásicos. Pero cuando uno tiene en sus manos uno de sus libros se da cuenta de que es más, muchísimo más que eso. La editorial lo define así:

Los grandes clásicos de la literatura universal, en nuevas versiones fieles y desacomplejadas, ilustradas y comentadas con la mente abierta y el corazón ligero

Blackie Books comenzó esta colección nada menos que con la Odisea, el clásico entre los clásicos, y el resultado fue más que sorprendente, pues además de fabricar un artefacto bellísimo, traduciendo al  español la polémica versión de Butler con ilustraciones del gran Calpurnio y notas inesperadas de los grandes escritores y pensadores de la historia de la literatura en las orillas de las páginas, lograron que los lectores situaran esta vieja aventura entre las novedades más deseadas del año.

El listón editorial de la casilla de salida era altísimo y algunos pensaron que sería muy difícil de superar. Los que lo creyeron se equivocaron.

Liberar la palabra de Dios

Acaba de llegar a las librerías el segundo “clásico liberado”, y se trata nada menos que del libro del Génesis. Esto ya son palabras mayores, pues si con la Odisea liberaban al héroe libresco por antonomasia, con esta segunda propuesta están liberando a Dios.

"Un divertido juego de retorno al pasado cruzando de puntillas por un presente intermitente que abre acotaciones de realidad en la marabunta imaginativa y fascinante del Génesis"

Javier Alonso es la mano que mueve la pluma detrás de estas casi cuatrocientas páginas traducidas directamente del hebreo, dando como resultado un trabajo fascinante, casi aventurero, de una novela sepultada en la Biblia. Él mismo reconoce en una entrevista que el proyecto de liberar el Génesis tenía en origen la gran dificultad de encontrar a un traductor sin condicionamientos religiosos. “Me entusiasmé con esta traducción porque la afronté desde el principio con los ojos de un filólogo”, reconoce Javier Alonso.

Así, con la finalidad de presentar un texto “limpio” de cargas ideológicas, se han eliminado la numeración en versículos y las notas habituales, quedando un tronco textual del que se disfruta en una lectura en varios estratos, como si en vez de un libro fuese un enigmático yacimiento arqueológico.

Lot y sus hijas, A. Altdorfer

Las ilustraciones y los textos actuales, breves y contundentes que acompañan a los fragmentos bíblicos intercalan datos científicos, médicos, geográficos o históricos con la finalidad de invitar al lector a un divertido juego de retorno al pasado cruzando de puntillas por un presente intermitente que abre acotaciones de realidad en la marabunta imaginativa y fascinante del Génesis. 

Un sabroso refrito

La presentación del libro se hace en tres grandes bloques: Mitos (de la creación, deudor de los mitos mesopotámicos), Leyendas (de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob), e Historia (de Historia de José, que merece un bloque independiente por su carácter de “novela moderna”).

"El Génesis es un pacto de mínimos de diferentes tradiciones religiosas; un refrito"

En cada una de estas partes las autorías se separan y difuminan en estilos, intenciones, estadios y tonos diferentes. Como reconoce Javier Alonso, “el Génesis es un pacto de mínimos de diferentes tradiciones religiosas; un “refrito” con origen en dos reinos: Judá, vinculado a Jerusalén, Abraham y al dios que este reino llamará Yaveh o Adonai (el innombrable); e Israel, en las tierras de Samaria y Galilea (actual Cisjordania), vinculados a Isaac y Jacob, y cuyo dios era llamado Elohim”.

Leer y traducir escritos ancestrales implica contar con una etimología incógnita, pues las palabras tienen su propia vida inconsistente y breve, cuyo significante no siempre arroja datos verídicos sobre su verdadero significado. Tal vez por eso la palabra más enigmática de la Historia del Hombre sea la que designa a Dios, que en la tradición judía es innombrable, y por eso el escriba recurre al término Jehovah, una especie de acróstico formado por la selección de vocales y consonantes de las palabras Yahveh y Adonai. Jehovah significa “señor; mi señor”.

Jacob y el ángel, de Gauguin

Libro de horas

Para más complejidad misteriosa del Génesis, y como demostración del tejido elaborado con la urdimbre de las primeras civilizaciones mesopotámicas, Elohim, el dios del llamado “Génesis 1”, gramaticalmente es plural, aunque aparece acompañado por verbos en singular. Como “Ángeles”, “Reyes” o “Dolores”, Elohim es un nombre en plural que implica la presencia ancestral del panteón olvidado del politeísmo cananeo o mesopotámico.

Eterna novela de acción

“El hebreo de los cananeos tiene muy pocos adjetivos; es más de acción que de descripción”, reconoce el traductor de este Génesis liberado, el filólogo Javier Alonso. “La primera oración del Génesis es temporal; no hay descripción adjetival en la “creación” sino acción y “ordenación”, insiste. Y así es como se origina el mundo; en un Big Bang de verbos.

"Conocer el comienzo de la Civilización es uno de los grandes consuelos ahora que la Civilización camina hacia uno de sus múltiples finales"

A estos textos liberados se le unen otros textos modernos, tal vez sujetos todavía a la seriedad del respeto académico y por ello tal vez menos libres ante la imaginación desbordante del Génesis, pero que establecen el silencio fugaz de la música eterna que implican los textos sagrados: Stephen Hawking, Vinicius de Moraes, Kierkegaard y Sara Mesa constituyen el epílogo singular que añade mirada, música, ciencia y sabiduría a un libro sobrecogedor y en cierta manera fascinante, pues pese a poseer bien claramente (como se demuestra en esta versión laica) la característica de inverosimilitud que comparte con todos los mitos y leyendas universales, sin embargo las palabras del Génesis fueron tomadas como verdades incuestionables por miles de millones de personas, incluidas algunas de las mentes más brillantes y lúcidas que han existido nunca.

Leer un nuevo Génesis sintiendo el estremecimiento de los milenos, es uno de los grandes placeres de estos días. Les sugiero que no se lo pierdan, pues conocer el comienzo de la Civilización es uno de los grandes consuelos ahora que la Civilización camina hacia uno de sus múltiples finales.

Portada de Génesis

—————————————

Autor: Anónimo. Título: El libro del Génesis: Liberado. Editorial: Blackie Books. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.5/5 (45 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
2 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Bixen
11 meses hace

¿Es Poseidón y/o Neptuno?

Bixen
10 meses hace
Responder a  Bixen

Ya dudo si es Sócrates y/o Platón; sin retórica ni con ironía.