Inicio > Actualidad > Enrique Díaz Álvarez, ganador del 49.º Premio Anagrama de Ensayo

Enrique Díaz Álvarez, ganador del 49.º Premio Anagrama de Ensayo

Enrique Díaz Álvarez, ganador del 49.º Premio Anagrama de Ensayo

La palabra que aparece. El testimonio como acto de supervivencia, de Enrique Díaz Álvarez (presentada con el pseudónimo de Susana Mateo), ha sido la obra ganadora del 49.º Premio Anagrama de Ensayo. Una filosofía del miedo, de Bernat Castany Prado, ha sido elegida como finalista.

Se han recibido 150 originales –procedentes de quince países– para el 49.º Premio Anagrama de Ensayo, dotado con 8.000 euros, que se convoca con carácter anual. De los manuscritos seleccionados para las últimas deliberaciones pasaron ocho a la final. El jurado estaba compuesto por Jordi Gracia, Pau Luque, Daniel Rico, Remedios Zafra y la editora Silvia Sesé.

Sobre la obra ganadora, el jurado ha dicho:

«Este libro documentado y de sensibilidad exquisita selecciona e ilustra cómo escribieron la guerra y la violencia pensadores, poetas y escritores que las vivieron. Enseña, además, que hubo guerras en las que faltaban narradores cuando los cuerpos muertos llenaban las calles, ahora que hay tantos narradores que cuesta ver las guerras», Remedios Zafra.

«Enrique Díaz Álvarez recorre el pasado y el presente de las calamidades en Europa y en México para alertarnos de que la fascinación literaria e intelectual que sentimos por los vencedores puede llegar a ser, en sí misma, otra calamidad. En La palabra que aparece, traza, con sentido de la responsabilidad y prosa exacta, un triángulo compuesto por los vértices de la palabra, el testimonio y la vulnerabilidad para sugerirnos por qué la historia que merece ser contada es la historia de los vencidos, la vida de los frágiles. Un ensayo con aires de clásico para lidiar con las nubes del presente», Pau Luque.

«Con un lenguaje sobrio y preciso y un repertorio de casos próximo a la antología, Enrique Díaz Álvarez nos impele a escuchar la historia (las historias) borrada o ignorada de los perdedores, a contrapelo siempre del relato épico de los vencedores, a través de las imaginativas formas con que periodistas, artistas y escritores de medio mundo han sacado a la luz su amargo y antiheroico testimonio, como acto de resistencia política y para tratar de comprender la cara más oscura y violenta del alma humana», Daniel Rico.

La palabra que aparece

El testimonio como acto de supervivencia

Este es un libro sobre la violencia y la palabra. No la palabra que se utiliza para legitimarla desde el discurso de los vencedores, sino la que irrumpe para confrontarla. Porque la violencia se ejerce con el lenguaje, pero también se combate con él.

En una época marcada por la vulnerabilidad y la lucha por la supervivencia, el autor recupera la noción del testigo en cuanto superviviente. Ante el horror y la impunidad, el testimonio es el recurso que queda a los que solo tienen su palabra. Y tomarla para denunciar el agravio deviene así una forma de acción.

Enrique Díaz Álvarez apuesta por una concepción de la política atenta al pathos y la experiencia encarnada. Plantea una «política del testimonio» que entrecruza la ética y la estética a la hora de explorar la potencia crítica de lo sensible. Con ello, reconsidera el alcance público de la narrativa y el arte, su capacidad para conocer el abuso, el dolor y la injusticia y lograr que nos afecten.

Este ensayo profundiza en la vocación de narrar los desastres de la guerra para dar lugar a la perspectiva omitida. Se detiene en episodios cruentos de la Historia: desde la guerra de Troya, la conquista de México, la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial –con Hiroshima y el Holocausto– hasta los modernos conflictos que se libran con drones o los combates menos convencionales, como la llamada «guerra contra el narco», en México.

En la estela abierta por Hannah Arendt, el autor pone en relación relatos y fragmentos de vidas concretas –el collage de historias frente a la historia oficial– y parte de la imparcialidad homérica para pensar las formas actuales de violencia y repeler ese tribalismo basado en eliminar al enemigo.

Un libro lúcido y necesario que pone en el centro del debate la necesidad de evitar la normalización de la violencia y poner rostro a las víctimas.

ENRIQUE DÍAZ ÁLVAREZ (Ciudad de México, 1976) es escritor y profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Imparte los cursos de Pensamiento Político Contemporáneo y Lenguaje, Cultura y Poder. Es autor de El traslado. Narrativas contra la idiotez y la barbarie (Debate, 2015). Ha sido titular de la Cátedra Nelson Mandela de Derechos Humanos en las Artes de la UNAM y ha colaborado en medios como El PaísHorizontal o Quimera. Sus trabajos giran en torno al alcance ético y político de las prácticas narrativas contemporáneas.

2/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios