Inicio > Historia > Efemérides de la historia > Enrique IV de Castilla, el rey impotente
Enrique IV de Castilla, el rey impotente

El día 11 de diciembre de 1474 falleció Enrique IV de Castilla, hermanastro de Isabel la Católica, un rey impotente según las habladurías que dudaban de su capacidad para ser padre, hecho que fue aprovechado por parte de la nobleza castellana para declarar ilegítima a su hija Juana, conocida como «la Beltraneja».

¿Quién fue Enrique IV de Castilla?

"Las cortes confirmaron a la nueva heredera, pero enseguida surgieron las desconfianzas"

Frente a la imagen de mujer fuerte y poderosa de Isabel I que nos ha llegado a través de los libros de historia, la que tenemos de Enrique IV es la de un rey débil incapaz de imponerse a los nobles castellanos, contra los que su padre, Juan II, tuvo que emplearse a fondo —ordenó la decapitación de Álvaro de Luna en Valladolid— durante su gobierno. El acceso al trono de Enrique fue complicado: la nobleza del reino consiguió limitar su poder económico con unas leyes que le obligaron a aprobar, y comenzó a difundirse el rumor de su homosexualidad y su supuesta impotencia. El monarca de los Trastámara no tuvo descendencia con su primera mujer, Blanca de Navarra, pero sí con la segunda, Juana de Portugal. Las cortes confirmaron a la nueva heredera, pero enseguida surgieron las desconfianzas y la heredera al trono fue conocida con el sobrenombre de «la Beltraneja», en alusión al que sería su verdadero padre, el valido Beltrán de la Cueva.

"Enrique IV no consiguió apagar esta revuelta y cedió ante la petición de nombrar heredero a su hermanastro en lugar de a su hija"

Uno de los más interesados en despertar las dudas sobre los orígenes de Juana era Juan de Pacheco, un noble que quería acabar con el poder de Beltrán de la Cueva. Su máximo aliado en esta causa fue el arzobispo de Toledo. La nobleza castellana se dividió ante la pretensión de Pacheco de imponer la sucesión del infante Alfonso. Enrique IV no consiguió apagar esta revuelta y cedió ante la petición de nombrar heredero a su hermanastro en lugar de a su hija. Tuvo lugar en ese momento la llamada «Farsa de Ávila»: los rebeldes realizaron una ceremonia en la cual humillaron a un muñeco que representaba a Enrique IV de Castilla. El apoyo de los Mendoza le permitió al rey derrotar a los insurgentes en Olmedo. La muerte prematura por peste del heredero, Alfonso, supuso un nuevo giro en la sucesión de Enrique. Pacheco y el arzobispo dirigieron sus apoyos a Isabel, que fue ratificada por su hermanastro con el acuerdo de los Toros de Guisando de 1468, un pacto que Enrique rompió después de la boda de Isabel y Fernando de Aragón. Pocos años más tarde, el rey castellano falleció y comenzó la lucha por la corona castellana, en la cual el monarca nunca había apoyado de una forma clara a su hija Juana.

Otras efemérides históricas del 11 de diciembre

El 11 de diciembre de 1576 Fray Luis de León, el máximo exponente de la literatura ascética durante el Renacimiento, fue absuelto por la Inquisición de los cargos que pesaban contra él.

El día 11 de diciembre de 1813 Napoleón Bonaparte devolvió la corona de España a Fernando VII.

El día 11 de diciembre de 1831 las tropas francesas fusilaron al general José María de Torrijos y Uriarte. El fusilamiento de este militar liberal y de sus hombres quedó inmortalizado en los versos de José de Espronceda y el cuadro de Antonio Gisbert.

El día 11 de diciembre de 1843 nació Robert Koch, el padre de la bacteriología, que descubrió el origen del ántrax y la tuberculosis.

El día 11 de diciembre de 1905 se proclamó la República Shuliavka en Kiev, Rusia.

4.4/5 (112 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios