Inicio > Series y películas > ¿Es «Antidisturbios» la mejor serie española del momento?

¿Es «Antidisturbios» la mejor serie española del momento?

¿Es «Antidisturbios» la mejor serie española del momento?

Descubrir a estas alturas que lo de las españoladas es un término que ya no se aplica en las series españolas es, en sí mismo, una españolada. Pero una vez aclarado y a la vez entonado el mea culpa de los lugares comunes del periodismo mercenario podemos ahorrarnos un par de peldaños a la hora de abordar esta Antidisturbios, miniserie de seis capítulos estrenada por Movistar y pergeñada por Rodrigo Sorogoyen, director de El reino o Solo Dios perdona, un dato nada baladí y que nos llevaría a otro vicio adquirido en la conversación seriéfila: “No es una serie, es una película de seis horas”.

Antidisturbios es una serie, pero una pensada a lo grande y que, fiel a las enseñanzas de los clásicos, comienza con un terremoto. Tanto que Sorogoyen se ve obligado a enfrentar un problema creado por él mismo: el primer episodio de Antidisturbios, en el que la cámara nos sitúa en medio de un desahucio en el que todo sale mal, es tan brutal, poderoso, tenso y “real” que el resto podría correr el riesgo de ir a rebufo. Es una impresión que existe, está ahí inevitablemente, pero que la serie sortea con enormes dosis de arrojo e insistencia.

"Antidisturbios es serie negra, y por eso los policías tienen su lado oscuro"

Porque lo que sobreviene después es una intriga criminal más convencional pero repleta toda ella de espejismos interesantes. Sorogoyen realiza una panorámica excelente sobre la (falsa) sensación de control en una sociedad más o menos civilizada como la española, pero acuciada por una constante, machacona, sensación de crisis que nunca parece marcharse. En los noticiarios se habla del paro, de una crisis política de misteriosas resonancias gürtelianas (un pseudo-Villarejo asoma por ahí), aunque Sorogoyen ha “desideologizado” la serie con notable maña.

Uno de los antidisturbios, el más joven y presuntamente descerebrado, interpretado por Patrick Criado, amenaza con perder el control para después dar un giro inesperado; el más mesurado que incorpora Raúl Prieto desvela sin embargo una faceta más siniestra. La joven y capaz agente de asuntos internos que les sigue los pasos obra en base a una misteriosa, indescifrable combinación de factores. Antidisturbios es serie negra, y por eso los policías tienen su lado oscuro, pero los del movimiento antiokupa definitivamente también lo tienen. Incluso los desalojados tensan sin vergüenza una cuerda de la que ya no tiene sentido tirar. Ya que hemos nombrado actores, subrayar a un irreconocible Hovik Keuchkerian y la ya probada eficacia de Raúl Arévalo, un camaleón de armas tomar.

Todos ellos son, o sus personajes, naturalmente marionetas de un poder superior, corrupto, que Sorogoyen escenifica en la primerísima primera escena de la serie mediante la metáfora de una figura paterna que juega al Trivial con las cartas amañadas. Ni uno da su brazo a torcer ni la presunta engañada Vicky Luengo (por cierto, excelente) duda en llevar la situación hasta el extremo. Una metáfora perfecta y arriesgada del viaje a las cloacas que viene después.

"Si hace pocos meses hablamos de La unidad como de un notable logro, Antidisturbios, serie compacta y brutal como pocas, da un paso adelante"

Sorogoyen filma Antidisturbios con un estilo espectacular y oscuro, fuerza encuadres que subrayan la constante incomodidad de las situaciones, y maneja las convenciones del género con serenidad y contundencia. Tras la descarga eléctrica del primer episodio diluye tópicos y realidades, recurre a un esteticismo cañí cuando conviene (impagable el polvo discotequero a lo Bigas Luna) y no hace el más mínimo esfuerzo por paliar la antipatía que pudieran generar sus héroes, sin —más bien al contrario— realizar un alegato antipolicial. Cuando amenaza con apuntarse a temas de agenda social, siempre hay un giro o aspecto oscuro que aporta riqueza narrativa al asunto (ver cuando Laia, la investigadora de asuntos internos, recurre a una compañera y mujer para una de sus revelaciones.…).

Si hace pocos meses hablamos de La unidad como de un notable logro, Antidisturbios, serie compacta y brutal como pocas, da un paso adelante (otro más) en la buena dirección, o al menos en la mejor de las posibles. Un producto admirable cuyos puntos flacos son tan relativos como esa reflexión sobre el uso de la fuerza de algunos de sus capítulos. Sorogoyen, como director y guionista, desde luego la tiene, y no duda en utilizarla contra el espectador, y nosotros lo agradecemos.

—————————————

Título: Antidisturbios

Creadores: Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña

Reparto: Raúl Arévalo, Roberto Álamo, Hovik Keuchkerian, Álex García, Raúl Prieto, Patrick Criado y Vicky Luengo

Temporadas: 1

Capítulos: 6

Dónde verla: Movistar+

Cuándo verla: a partir del 16 de octubre

5/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)