Inicio > Actualidad > Entrevistas > Eva García Sáenz de Urturi: «La historia tiene mucho de Juego de Tronos»

Eva García Sáenz de Urturi: «La historia tiene mucho de Juego de Tronos»

Eva García Sáenz de Urturi: «La historia tiene mucho de Juego de Tronos»

La mejor literatura se nutre de la experiencia. De esto sabe bien Eva García Sáenz de Urturi, ganadora del Premio Planeta, quien, tras once años escribiendo, acaba de conseguir uno de los galardones más deseados de nuestra literatura. «Ahora quiero vivir», dice en un momento de la conversación que mantiene para Zenda.

Siete libros y más de un millón de fieles lectores secundan el éxito de la escritora, que acaba de publicar Aquitania, una novela que da voz a una de las grandes mujeres de la Edad Media. En el siglo XII grandes mujeres ocuparon cargos de relevancia y tuvieron un papel preponderante en la cultura, la política y la sociedad de Occidente. Leonor de Aquitania, una de las más conocidas, protagoniza las páginas de la novela de Urturi, reviviendo para los lectores del siglo XXI un periodo mucho menos oscuro de lo que comúnmente se cree, un periodo fascinante con más luces que sombras, en el que la cultura y el progreso se abrieron paso.

Histórica, misteriosa, amena, épica… A la hora de definir la novela de García Sáenz de Urturi un adjetivo los sepulta a todos: fascinante. De la mano de la escritora viajamos a Aquitania, un territorio codiciado y único. Atravesamos Francia para conocer a una mujer excepcional e inolvidable. Eleanor, Lía, Leonor, reina de Francia y posteriormente de Inglaterra, una mujer cuya única ambición fue mantener su reino unido, y seguir adelante, pese a todos.

En un momento histórico en el que a duras penas las mujeres tenían voz, una reina alzó la suya en un país, Francia, que al principio se mostró hostil a su llegada, pero que, con el tiempo, acabaría aceptando y celebrando su legado político.

—La protagonista de su novela, Lía, tiene un lema que ha heredado de su familia y que se repite en momentos cruciales: “Sólo sé subir”. ¿Cuál es el lema de Eva García Sáenz de Urturi?

—El mío sería el del final de la novela: “Sólo sé seguir”.

—¿Qué le atrajo del personaje de Leonor como para escribir una novela?

"Leonor da para mucho juego histórico hasta los 80 años, cuando se retira a Fontevraud"

—La vida de Leonor da para mucho: una reina muy longeva que murió con 82 años. Fue activa hasta prácticamente el último momento, hasta los 80. Se quedó huérfana con 13 años. Asciende al trono de Francia siendo duquesa de Aquitania. A los 27 años se divorcia de su marido y antes de dos meses ya estaba casada con un joven diez años menor que ella. En menos de dos años se convierten en reyes de Inglaterra. Quince años después le da 8 hijos y, cansada porque se convierte en un tirano, convence a sus hijos, apenas adolescentes, para que se revuelvan contra él. Su primer marido, rey de Francia, los acoge y apoya. Me parece una historia muy interesante, un amor de ida y vuelta. Quince años después de separarse, el rey de Francia acoge a los hijos de su primera mujer y a la propia Leonor… ¡y seguiría! Leonor da para mucho juego histórico hasta los 80 años, cuando se retira a Fontevraud.

—Cuéntenos el proceso de creación de la novela.

—Lo que hice en primer lugar fue documentarme sobre el medievo aquitano y sobre la figura de Leonor de Aquitania y los duques de Aquitania. Pasado ese periodo, que duró dos años y medio, inicié el proceso de esquematización, de estructura, que en mi caso suele llevar entre tres y seis meses. Después ya llegó el proceso de los primeros borradores.

—Cuando estaba escribiéndola, ¿pensaba presentarse al premio?

—Cuando empecé con la novela sí que pensé que era una gran historia con vocación de ser una novela clásica, un longseller que se quedase en las librerías. Sí, obviamente, cuando una persona que ya tiene un éxito, como es mi caso (tenía el éxito de la Trilogía de La ciudad blanca y un millón de lectores), cuando te presentas al Premio Planeta lo haces pensando que tienes posibilidades de que esa novela destaque.

—¿Qué supone este reconocimiento en su trayectoria profesional?

—Supone entrar a formar parte de un club muy selecto de escritores de prestigio. Destacaría eso: el prestigio que supone, el espaldarazo de calidad literaria que supone haber ganado el Premio Planeta.

—¿Cree que Leonor fue adelantada a su tiempo?

"Me ha sorprendido mucho ver que el siglo XII fue un siglo en el que hubo mujeres poderosas, no sólo Leonor"

—Me ha sorprendido mucho ver que el siglo XII fue un siglo en el que hubo mujeres, no sólo Leonor, también su segunda suegra, Matilde de Inglaterra, que inició la guerra contra su primo, Esteban de Blois, por el trono de Inglaterra veinte años antes de los acontecimientos de la novela. Fue una mujer poderosa en el ámbito cultural, literario, más moral. También Hildegarda de Bingen. Es un siglo muy curioso, porque existen varias figuras que destacaron mucho por méritos propios.

—¿Qué podrían aprender nuestros políticos de Leonor?

—Una cosa que hacía no sólo Leonor, sino todos los duques de Aquitania: a la hora de legislar, ellos siempre privilegiaban la calidad de vida de sus vasallos. Ellos eran muy ricos, eran gobernantes muy ricos, y Aquitania también lo era, porque para ellos el gobernar bien suponía que sus vasallos tuviesen la mejor calidad de vida posible. Eso me parece muy inteligente y muy interesante para tenerlo en cuenta.

—¿Y nuestros empresarios?

—Lo que te estoy diciendo: a la hora de legislar, privilegiar. Si tienes a tus empleados con una buena calidad de vida y tienen una buena, digamos, “dote económica”, vas a tener unos empleados que van a estar contentos, que van a trabajar mejor.

—Gobernó en Francia [lo cuenta en la novela] y posteriormente en Inglaterra. ¿Qué motor la movía para ejercer su papel?

"Creo que siempre hay un motor, primero de responsabilidad, de mantener Aquitania unida"

—Creo que siempre hay un motor, primero de responsabilidad, de mantener Aquitania unida y de que Aquitania no se desmembrase al pasar a manos de distintas coronas. Creo que eso es lo que la movió toda su vida, y se nota, hasta en sus últimas decisiones políticas con ochenta años, ese empeño de mantener unida toda la cultura aquitana.

—Eva, usted es ya una maestra del thriller. ¿Qué cree que diferencia esta novela de las anteriores que ha publicado?

—En primer lugar, lo más obvio es que está ambientada en el medievo, aunque Los señores del tiempo también estaba ambientado en el mismo siglo, el siglo XII. En aquel caso era el Reino de Navarra. Creo que cada novela lleva su impronta, y comparar una novela con seis anteriores sería un trabajo demasiado amplio para una entrevista. Creo que ha habido una evolución narrativa y una evolución en la manera de escribir. Entiendo que Aquitania es la novela más total, más completa que he escrito, por la dificultad que tenía el abarcar el thriller y hechos históricos comprobados.

¿Quién es su mayor crítico?

—La verdad es que no me planteo nunca en términos de crítica. Me desentiendo bastante. Cuando termino de escribir, me centro en hacer el mejor trabajo posible; después, lo cierto es que me desentiendo bastante de todos esos temas.

—Aquitania es una novela narrada a cuatro voces. ¿Por qué lo ha hecho así?

"El hilo del thriller tenía que tener su propia voz narrativa, que en este caso es la del niño"

—Siempre he narrado desde distintos puntos de vista. Normalmente prefiero la primera persona, pero en este caso hay un narrador omnisciente (una de las cuatro voces). Siempre me parece que romper la línea temporal, no meterle al lector la historia desde una única perspectiva, unos únicos ojos, creo que eso enriquece muchísimo una novela. En este caso, para mí era importante que se viese no sólo el punto de vista de Leonor, sino también el punto de vista de los reyes de Francia, de los Capetos, el punto de vista de alguien familiar, de su entorno, como es el caso de su tío y amante, y, obviamente, el hilo del thriller tenía que tener su propia voz narrativa, que en este caso es la del niño. Las cuatro voces están añadidas justo en el momento en el que la trama necesita ese giro, ese otro punto de vista para comprender mejor todas las luces y sombras de la historia.

¿Qué es para usted escribir?

—Pienso que, como todos los escritores, hay una necesidad de expresarnos en palabras, de que la palabra hablada, la oralidad, no nos es suficiente. También, cuando te nace una historia, cuando empiezas a pergeñar en tu cabeza una historia, llega un momento en el que la tienes que volcar sobre el papel, la tienes que estructurar, dar una forma para acabar con la palabra “fin”. En mi caso comencé a escribir a diario con catorce años, y ahí descubrí que pensaba mejor sobre el papel que hablando. Desde entonces tengo la costumbre diaria de escribir entre 5 y 10 páginas. No la he perdido, creo que con los años va a más. En mi caso se me ha hecho necesario escribir todos los días, no necesariamente ficción, pero sí expresarme con palabra escrita.

¿Qué es escribir?

"Mi objetivo es siempre que el lector se encuentre con una gran historia"

—Diferenciaría entre escribir por trabajo, escribir de manera profesional, y escribir para uno mismo, escribir de manera personal algo que no va a ser publicado. En el ámbito de escribir para publicar, si te refieres a eso, mi objetivo es siempre que el lector se encuentre con una gran historia, con personajes que le van a calar, se va a quedar con ellos, y sobre todo utilizar las herramientas narrativas que ya tengo para escribir la historia y contarla de la manera más eficaz posible, de la manera que puede conmover, convencer, que el lector encuentre evasión a través de mis novelas.

Si pudiera viajar en el tiempo, ¿qué le diría a la Eva que está comenzando a escribir su primera novela?

—Esto fue en 2009, con la saga de los longevos… Yo creo que todos los pasos que he ido dando me han llevado a buen puerto. Si no, no hubiese tenido al final un millón de lectores, una trilogía de éxito en muchos países… ¡y después conseguir un Premio Planeta! No sé qué le diría, sinceramente. No soy de dar consejos. Pienso que cada uno, en el momento que le toca vivir, lo hace de la mejor manera posible con las herramientas que tiene en esos momentos. Entiendo que escribí las mejores novelas posibles en los momentos en los que las escribí. Dar un consejo a posteriori me resulta lo más sencillo del mundo, pero tampoco sería verdadero. ¡Ojalá! Ojalá hubiese una Eva del futuro que ahora viniese a decirme lo que tengo que contestar hoy en una entrevista (risas), pero no la hay.

Después del Planeta, ¿qué proyectos tiene?

"Lo que me planteo para el futuro, en primer lugar, es sobrevivir a esta gira, del Premio Planeta, que dura un año; y después, vivir."

—Sobre todo, descansar. Descansar y vivir. Han sido once años muy intensos y siete novelas, unas giras muy largas, muchísimas firmas y, bueno, lo que me planteo para el futuro, en primer lugar, es sobrevivir a esta gira, del Premio Planeta, que dura un año; y después, vivir.

Si estuviera usted en una librería y un lector se encontrase frente a su libro, dudando si comprarlo, ¿cómo le animaría? ¿Por qué debe leer Aquitania?

—Si lo que busca es perderse durante unas horas en una buena historia, Aquitania es la historia indicada. La historia tiene mucho de Juego de tronos, mucho de El nombre de la rosa. Aquitania es una historia para conmoverse, para disfrutar, para evadirse, para aprender… Tiene muchos claims de ventas como para que convenza al lector.

5/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios