Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > El FCE, nuevo rumbo

El FCE, nuevo rumbo

El FCE, nuevo rumbo

"Ojalá Glantz vuelva a darle el esplendor que merece este gigante editorial mexicano"

Mucho entusiasmo parece haber en el mundillo literario mexicano en torno a la designación por parte del nuevo presiente electo, Andrés Manuel López Obrador, de la escritora Margo Glantz como directora del Fondo de Cultura Económica, cargo que ocupará a partir del próximo 1 de diciembre. Deslucido y con un rumbo más bien errático, el sello editorial del Estado mexicano tiene frente a sí algunos retos muy importantes: generar nuevos lectores, tarea crucial en estos tiempos de pereza lectora; administrar un enorme y rico catálogo para que no solo no decaiga, sino para que pueda nutrirse con savia nueva; y desburocratizar una institución editorial que parece más una oficina de patentes o un ministerio de caminos y puentes en los que apenas aflora el entusiasmo por los libros. El director saliente, José Carreño Carlón, ha dicho que será vital para el FCE abrir más librerías en el país y que los pendientes son más bien de funcionamiento, pues durante su administración la ha estado “poniendo al corriente de temas cotidianos, como los contratos colectivos de trabajo, pues no hay asuntos controversiales», lo que muestra con claridad el rumbo que seguía un sello que no tiene y debería tener como objetivo el negocio librero. En lo que todo el mundo está de acuerdo con el director saliente es que lo más importante en este momento no es solo la supervivencia del Fondo, sino su desarrollo y actualización, y en que los cambios sirven para innovar, para quitar lo que no funciona. Así que adiós a los que no funcionaron y ojalá Glantz vuelva a darle el esplendor que merece este gigante editorial mexicano.

LA CULTURA MEXICANA DESPIDE A HUBERTO BATIS

"Falleció Huberto Batis, dinamizador de la cultura y la literatura de las dos últimas décadas del siglo XX"

Decano del periodismo cultural en México, el escritor y editor jalisciense Huberto Batis, uno de los últimos samuráis de la edición de suplementos, falleció en la Ciudad de México a los 83 años. Las crónicas han destacado su labor como dinamizador de la cultura y la literatura de las dos últimas décadas del siglo XX al frente del suplemento Sábado del diario unomásuno. Hombre generoso, hecho de contrastes y un erotómano y mitómano genial, Batis forjó su leyenda como editor cultural cuando en 1984 asumió la dirección de un suplemento que se distinguió por publicar plumas jóvenes que luego consolidaron carreras literarias y por un diseño con imágenes de intensa carga erótica que hicieron las delicias de sus lectores semana a semana. El crítico literario y ensayista Evodio Escalante, el ensayista y académico Guillermo Sheridan, y los narradores Guillermo Fadanelli, Enrique Serna, Alberto Ruy Sánchez o Guadalupe Nettel son algunos ejemplos de los autores que impulsó el también ensayista y crítico literario, autor de libros como Estética de lo obsceno y otras exploraciones pornotópicas, Por sus comas los conoceréis o las antologías de sus reseñas, artículos y entrevistas en libros como La flecha en el arco, La flecha en el aire, La flecha en el blanco o La flecha extraviada. Hasta la vista, maestro.

ÉMULOS DE J.K. ROWLING EN MÉXICO

"Mejor que haya dioses, para que nos pillen confesados"

Hay autores que con tal de seguir la estela de su éxito se lanzan a aventuras tan rebuscadas tratando de ser originales que lo último que consiguen es serlo. Es el caso de Benito Taibo, hermano menor del gran Paco Taibo II, quien por mor de “una búsqueda permanente” para contar las pasiones humanas sin importar el género ni las etiquetas, se ha embarcado en una trilogía titulada Mundo sin dioses, cuyo primer volumen, Camino a Sognum (Planeta), pretende jugar a ser un creador de territorios y personalidades, “a ser un dios”, ha dicho él mismo. Así que se ha empeñado en convertirse en un escritor de mapas llenando ¡tres libretas! de cosas que iba imaginando y que luego iba olvidando, por lo cual volvía a ellas para saber de qué chingados estaba hablando (Benito dixit). La trama, asegura el autor, rinde homenaje al género fantástico, donde tres adolescentes buscan recuperar el destino que les han robado, un matemático tratará de encontrar a la Intocable que lo condenó a muerte y una joven mantiene dormido a un ejército de guerreros mientras disfruta contemplar sus sonrisas durante sus sueños. Mejor que haya dioses, para que nos pillen confesados.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)