Inicio > Firmas > Vidas de Maestros en la Sombra > Maestros en las Sombras
Maestros en las Sombras

Hace unas semanas publicábamos en Zenda una selección de obras eróticas que el tiempo ha mantenido en suspenso, milagrosamente vivas, lujuriosamente intelectuales, para que la carne futura pudiese deleitarse con las palabras de los grandes maestros del género, algunos todavía vivos a través de las reediciones en papel, otros latiendo a la sobra cruel de la desmemoria.

Sus obras irreverentes, implacables, sugestivas, inteligentes, necesarias, salieron de la pluma de hombres y mujeres que sin duda tenían algo que se ha mantenido invariable a lo largo de los siglos: una auténtica vida de novela atiborrada de sucesos, experiencias, libros, obsesiones. Y mucho sexo.

"Ahora podrán, de la mano de Pursy e I.A, asomarse a sus alcobas mirando a través de la puerta entornada de la literatura"

Hemos preguntado a Irene Adler y Pursewarden si querrían trazar, por entre las sombras, algunas de estas vidas eróticas y, para nuestra sorpresa, han aceptado. Ambos andan por el mundo enredados en sus aventuras, pero irán enviando estas Vidas de Maestros en la Sombra a la redacción de Zenda cada semana sin orden, sin sincronía, pero con mucha pasión.

Entre los protagonistas de estas nuevas sombras estarán:

Ovidio, Boccaccio, Pietro Aretino y Marcantonio Raimondi, Rabelais, Donatien Alphonse François de Sade, Margarita de Navarra, María de Zayas y Sotomayor, Emilia Pardo Bazán, John Cleland, el marqués D’Argens, Andréa de Nerciat , Casanova, Nicolás Edme Restif de la Bretonne, Leopold von Sacher-Masoch, Félix Salten, D. H. Lawrence, El Caballero Audaz, Jean-Yves Berthault, Georges Bataille, Henry Miller , Anaïs Nin, Jean Rhys, Vladimir Nabokov, Dominique Aury, Pauline Réage o Lawrence Durrell.

Quizás algunos de estos nombres les suenen. Tal vez conozcan algo de sus vidas o algunas de sus obras, e incluso tal vez hayan tenido la suerte de disfrutar con la lectura algunas de ellas. Ahora podrán, de la mano de Pursy e I.A, asomarse a sus alcobas mirando a través de la puerta entornada de la literatura.

4.6/5 (41 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)