Inicio > Actualidad > Libroesfera > Ojos de pájaro azul
Ojos de pájaro azul

Lorenzo Silva explica en este artículo, publicado en El Mundo, del que ofrecemos el comienzo, sus motivos para abandonar la red social Twitter.

“Olvido de lo criado,
memoria del Criador,
atención a lo interior,
y estarse amando al Amado”

(San Juan de la Cruz)

Yo tenía algo que se parecía mucho a una red social. Es la frase, inspirada —como advertirá el cinéfilo— en el monólogo de la hermosa película Todas las mañanas del mundo, del francés Alain Corneau, con la que creo que debo empezar estas líneas. Juzgo igualmente necesario anotar que corría el año 2000 —esto es, faltaban cuatro años para que se fundara Facebook y siete para que se creara Twitter— y me parece pertinente añadir que esa red social rudimentaria, pese a todas sus limitaciones, estaba exenta de las excrecencias y distorsiones que se han acabado convirtiendo en seña de identidad de las que después vendrían a dar carta de naturaleza al concepto. Su arquitectura no podía ser más sencilla: una página web (www.lorenzo-silva.com, aún existente) y una dirección pública de correo electrónico asociada a ella. A través de esa web y ese buzón, a lo largo de estos 17 años, calculo haber recibido más de 100.000 mensajes de lectores, que me han llevado a entrar en contacto con miles de personas bellas, interesantes y enriquecedoras para mí y apenas con un par de docenas de energúmenos: redactar un email, que al final se parece mucho a escribir una carta, es, así lo he podido comprobar, una eficacísima barrera para su irrupción.

"Me abrí un perfil de Facebook y otro de Twitter. Bastante pronto me persuadí de la conveniencia de abandonar la primera."

A través de ese buzón me ha llegado un material valioso, que ha nutrido buena parte de mis libros. Incluso me permitió conocer a gente con la que he acabado escribiendo alguno de ellos (así me encontré con Luis Miguel Francisco, con el que firmé andando los años Y al final la guerra) o que fue crucial para que otros existieran (como Lorenzo Rubio, el bisnieto del general Aranguren, clave en la escritura de Recordarán tu nombre).

_____________

Pincha aquí para leer el artículo completo de Lorenzo Silva publicado en El Mundo,