Inicio > Poesía > Tú me quieres blanca, de Alfonsina Storni

Tú me quieres blanca, de Alfonsina Storni

Tú me quieres blanca, de Alfonsina Storni

Nació en Suiza a finales del siglo XIX, pero muy pronto se trasladó con su familia a Argentina. Su infancia fue dura, pero enseguida encaminó sus pasos hacia la enseñanza y la literatura. El poema Tú me quieres blanca, de Alfonsina Storni, es uno de los más representativos del dramatismo de su obra.

La inquietud del rosal fue el inicio de una carrera literaria que la convirtió en icono del postmodernismo. Y también de la causa feminista por este testimonio de sus deseos como mujer y su lucha como madre soltera. Pese a que las críticas en su país fueron tibias, el apoyo de escritores consagrados como Amado Nervo y José Enrique Rodó le permitió seguir publicando obras como El dulce daño, Languidez, Ocre y Poemas de amor. Su vida acabó de forma trágica. Su suicidio puso el punto final a una grave enfermedad. 

Tú me quieres blanca, de Alfonsina Storni

Tú me quieres alba,
me quieres de espumas,
me quieres de nácar.
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue.
Corola cerrada .

Ni un rayo de luna
filtrado me haya.
Ni una margarita
se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
tú me quieres blanca,
tú me quieres alba.

Tú que hubiste todas
las copas a mano,
de frutos y mieles
los labios morados.
Tú que en el banquete
cubierto de pámpanos
dejaste las carnes
festejando a Baco.
Tú que en los jardines
negros del Engaño
vestido de rojo
corriste al Estrago.

Tú que el esqueleto
conservas intacto
no sé todavía
por cuáles milagros,
me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡me pretendes alba!

Huye hacia los bosques,
vete a la montaña;
límpiate la boca;
vive en las cabañas;
toca con las manos
la tierra mojada;
alimenta el cuerpo
con raíz amarga;
bebe de las rocas;
duerme sobre escarcha;
renueva tejidos
con salitre y agua:

Habla con los pájaros
y lévate al alba.
Y cuando las carnes
te sean tornadas,
y cuando hayas puesto
en ellas el alma
que por las alcobas
se quedó enredada,
entonces, buen hombre,
preténdeme blanca,
preténdeme nívea,
preténdeme casta.

———————

Autor y poemaTú me quieres blanca, de Alfonsina Storni. Venta: Amazon

Poesía en Zenda

4.4/5 (27 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Mario Anónimo
2 meses hace

Tras la Huellas de Alfonsina

En la fría y muda arena
Donde descansa la espuma del mar
Pergamino de silencios
Donde el Mar descarga su penar
Mis ojos persiguen tu huella
Que no han de hallar,
Siento al caminar
Una voz de viento y de sal
Que me quema el alma
Queriéndome abrazar
Con su frio de ausencias
No dejándome soñar,
Tiembla la noche
Y llora tu muerte la luna
Detrás de una nube
Con lágrimas de perlas
Cayendo al mar una por una,
Los poetas y sus plumas
Ante el dolor enmudecen
Lloraran eternamente tu partida
En cada corazón queda una herida
Que no sanara de por vida.

Tú huella tan triste
Como tu mirar
Qué pena tan profunda
T e arrastro hasta el fondo del mar
Tu poesía tiste como bella
Se volvió estrella
Que alumbra desde lo profundo
Para recordarle al mundo
Por siempre lo que ha perdido
Mientras tiemblan de frio
Mis rusticas manos vacías
Llora mi pluma escondida
Sus lágrimas de tinta
Al abrigo de un arrugado papel
Que la tinta lo despinta
Convirtiéndolo en Poesía.

Qué pena tan profunda
Te arrebato la vida
Dejando en nuestros días
Abierta por siempre una herida
Que dolor te invito a viajar
Hasta lo profundo del Mar
Los habitantes de los corales marinos
Llevan tu cuerpo y tu triste destino.

Yo……. viejo peregrino de las sombras
Camino a la deriva
Mientras mi alma en silencio te nombra
Lloran tu muerte
Abrazadas las estrellas
Junto a las caracolas
Con lágrimas salitres de las olas.

Te llevaste en tu regazo
La ternura y la Poesía
Yo en mis largos días
Te lloro y tu recuerdo abrazo
Mientras el día llega a su ocaso
Y la noche cubre de sombras mi guarida
En La soledad de mi habitación
Sueño con escuchar Tus Pasos
Que te traigan de regreso.

Alfonsina tan triste y tan querida
Porque te fuiste deseando NO volver
Se agranda mi padecer
Y son tan vacíos mis días
¡¡¡ Quien escribirá Poesía!!!
Mis ojos reflejan la agonía
De no tenerte
Y Maldigo a la muerte
Que te arrebato de nuestra vida
Mi alma retorcida
Por el dolor de tu partida
Se abraza a mi pluma herida
Que en silencio se desangra
Sobre la hoja enmudecida
Escribiendo este poema
Con su tinta de soledades
Para la Inmortal Alfonsina.

Cada Noche………………. de cada día
Volveré hasta la orilla del Mar
Para encontrar Tus Huellas
Me guiaran las estrellas
Y un viento frío de ausencia,
Si un día no ven mi presencia
Sabrán que me he marchado
Busquen mi cuerpo tirado
Junto a la orilla del Mar
Y mis manos queriendo acariciar
Tus huella que no pude hallar
Me llevaran las olas enmudecidas
Hasta lo profundo……. y ese día
Donde me esperará Alfonsina
Y Allí poderla abrazar
Y beber de su poesía
El Cáliz de todo lo vivido
La eterna sabiduría
De una Poetisa sin igual
Que venció el tiempo y al Olvido.

Mario Anónimo.