Inicio > Libros > Narrativa > Zenda recomienda: Qué raro que me llame Federico, de Yolanda Reyes

Zenda recomienda: Qué raro que me llame Federico, de Yolanda Reyes

Zenda recomienda: Qué raro que me llame Federico, de Yolanda Reyes

Lunes en Zenda. Lunes de novela hispanoamericana. Lunes, en este caso, de Qué raro que me llame Federico, de Yolanda Reyes, publicado el pasado 22 de noviembre por la editorial Alfaguara, sello del grupo Penguin Random House. Esta narradora colombiana —nacida en Bucaramanga en 1959—, que ha desarrollado su trayectoria a caballo entre su país de origen y España, destaca por su enorme versatilidad a la hora de enfrentarse a la creación de un texto. Pese a que la mayor parte de sus trabajos se han encuadrado, tradicionalmente, dentro del campo de la literatura infantil o juvenil, Reyes ya lanzó —también con Alfaguara— Pasajera en tránsito en 2008, una novela en la que ya se enfrentaba a la cuestión de la fractura territorial, del distanciamiento entre las dos casas posibles: la original y la extranjera.

En Qué raro que me llame Federico, esta línea temática vuelve a salir a flote. Sin embargo, en esta ocasión la proyección no la lleva a cabo el personaje femenino central, sino su hijo adoptado: Federico. La protagonista, Belén, es una editora madrileña que, llegado cierto punto de su madurez, decide tomar la decisión de adoptar a un niño. Así, procedente de Colombia, es como la vida de Federico se cruza con la suya. Sin embargo, con el paso del tiempo, se desarrollarán en el interior del joven las irrefrenables y humanas ansias de conocer su pasado, sus orígenes; de rebuscar en su identidad.

Yolanda Reyes escribe con mesura, con una emotividad perfectamente ajustada a la construcción dramática de su relato. Lo que a ella le interesa no es únicamente la cuestión de la emigración en sí —que también—, sino que su mirada se posa con clara prioridad sobre los afectos que de ella se derivan: el distanciamiento emocional, la reconstrucción de la identidad propia a partir de nuevos estímulos y la dicotomía entre esos dos hogares aparentemente incompatibles. Asimismo, Qué raro que me llame Federico plantea la cuestión de la maternidad desde el punto de vista de la adopción, y se sumerge también en el conflicto de la propia Belén, abocada a asumir que la felicidad de su hijo no puede circunscribirse al entorno que ella ha diseñado para él.

—————————————

Autora: Yolanda Reyes. Título: Qué raro que me llame Federico. Editorial: Alfaguara. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)