Inicio > Libros > Cómic > 25 cómics y libros ilustrados recomendados por Zenda en 2019

25 cómics y libros ilustrados recomendados por Zenda en 2019

25 cómics y libros ilustrados recomendados por Zenda en 2019

A lo largo de todo el curso presente, en Zenda hemos dedicado los viernes a recomendar un libro ilustrado, un cómic o una novela gráfica. Llegados al final de 2019, recapitulamos: estos son, desde nuestro punto de vista, los 25 más destacados de entre los que han poblado los viernes de nuestro Zenda Recomienda

25. Archivos cósmicos, de Flavita Banana (Astiberri)

El humor de Flavita Banana, que conjuga con ingenio la crítica de corte social con una mirada tierna dirigida a lo cotidiano, cristaliza con eficacia en Archivos cósmicos, que vuelve, en su conjunto, a proporcionar una caja de resonancia discursiva a cada una de sus viñetas. Lo que antes eran, pues, flechas al aire, se convierten en un cargamento sólido que busca deconstruir, siempre mirando desde su interior, algunas de las paredes que constriñen en mayor medida el mundo contemporáneo. Flavita Banana exhibe, a través del humor, una retahíla de contradicciones que acaban construyendo, casi involuntariamente, un fiero y fiel retrato del individuo moderno. Sin piedad, pero con mucho cariño.

24. Malas compañías, de Ancco (Astiberri)

Jinju, la protagonista de Malas compañías, es una chica mala. Fuma, se mofa de sus profesores, no vuelve a casa para dormir. Su padre no sabe reaccionar más que con los puños. En el instituto, son las antiguas alumnas las que propinan palizas a las nuevas. Ya sea en casa, en clase o en la calle, la violencia es omnipresente en la vida de las jóvenes coreanas. Con quince años, Jinju conoce a Jung-ae, con la que entabla una relación de amistad muy intensa, y ambas deciden fugarse. Esa amistad se convierte en su refugio, pero también en una peligrosa escapatoria hacia el mundo de los adultos…

23. John Wick, de Greg Pak (Fandogamia)

John Wick es un exasesino a sueldo de la mafia rusa que se vio obligado a volver a los negocios en contra de su voluntad cuando asesinaron a su perro —regalo de su esposa fallecida— y cuando un personaje de su pasado regresó para saldar un viejo pagaré y usar los servicios de John. Pero antes de que todo eso ocurriera Wick era toda una leyenda… ¡por cosas como las que vais a encontrar en este volumen!

22. La noche polar, de Marcos Prior (Astiberri)

Imbuido por una creatividad explosiva, Marcos Prior genera en La noche polar un universo particularísimo de espionaje, alta traición y juegos identitarios en la cumbre de los poderes políticos, dentro de una novela gráfica que funciona simultáneamente como disparo a bocajarro contra el status quo y como balazo al aire en busca de un rescoldo de imaginación. Por tierra o por aire, Marcos Prior se cruza contigo a través de La noche polar.

21. Diario de Italia, de David B. (Impedimenta)

Diario personal, diario de bitácora… Existen diarios de muchos tipos, pero todos se fusionan en este excepcional experimento gráfico de David B. Durante su viaje por Trieste, Bolonia y Venecia, el historietista da rienda suelta a su imaginación y llena páginas y páginas de recuerdos, opiniones, fantasías y miedos que lo van asaltando en su día a día, para después dejarse envolver por el misterio de la mitología oriental en su periplo por Hong Kong y Osaka. Una odisea entretejida a base de símbolos mafiosos, nuevos mesías e insectos gigantes. Un collage alucinado en el que descendemos los escalones hacia el subconsciente, hacia el territorio del «verdadero miedo».

20. El río, de Ana María Matute (Nordica Libros)

Tras once años de ausencia, la protagonista de El río vuelve a los escenarios de su niñez. El pueblo por el que correteaba los veranos ya no existe, ha sido cubierto por las aguas del pantano, y solo emerge, como inquietante aparición, con el calor de agosto. Desde esa presencia irreal y envolvente, Ana María Matute nos ofrece la visión de una infancia tan mágica como irrecuperable. Los lobos, los mendigos, los disfraces, la muerte de un niño, la niebla, las nubes o el eco son algunos de los elementos de esa evocación, que integra realidad y misterio.

19. El placer, de María Hesse (Lumen)

Conocedora como pocos del universo de la mujer, María Hesse nos invita con su delicada sensibilidad a indagar en nuestros cuerpos a partir de su propia experiencia y del retrato de algunas mujeres, reales o de ficción, que desde la Creación hasta nuestros días han sabido explorar el misterio y el poder de nuestra sexualidad. Desde Lilith o María Magdalena a Beyoncé, pasando por Safo, Cleopatra, Mata Hari, Caitlin Moran, Marilyn Monroe o la misma Daenerys Targaryen, todas ellas se enfrentaron a los prejuicios de una época y contribuyeron, cada una a su manera, al descubrimiento y la difusión de la sexualidad femenina, iluminando el camino hacia el placer sexual en sus múltiples formas y variantes.

18. Irmina, de Barbara Yelin (Astiberri)

Barbara Yelin, al encontrar una caja con cartas, diarios íntimos y fotos que pertenecían a su abuela fallecida, decidió contar esta historia, y se interroga: “descubrí a una persona a la que no conocía y me pregunté cómo una mujer joven e independiente de diecinueve años, que se había ido a estudiar a Inglaterra, pudo volver a Alemania y apartar la mirada de lo que ocurría allí en aquel entonces. Lo que me llevó a preguntarme cómo tantos alemanes pudieron mirar para otro lado y aparentar que no sabían nada de los crímenes nazis”

17. 100 años. Lo que la vida te enseña, de Heike Faller y Valerio Vidali (Salamandra)

La primera voltereta, el golpe fulminante del primer amor, el sabor del primer café o aquel día que descubrimos la inmensidad del universo, la vida está salpicada de esos destellos de luz que ensanchan nuestra visión del mundo. Este hermoso libro ilustra con emocionante candidez esas vivencias comunes a todos los seres humanos. Página a página, desde que nacemos hasta cumplir los cien, los años discurren en un evocador recorrido vital que nos hará disfrutar de esos momentos únicos que jalonan la existencia.

16. Historia de la vida, de Katie Scott (Impedimenta)

La belleza es el signo principal de este libro, que mezcla didactismo con un especial cuidado estilístico, merced a la mano singular de la ilustradora Katie Scott. Como libro-objeto o como ventana de descubrimiento para los más jóvenes, Historia de la vida se revela como un fabuloso ejemplo de la excelente labor editorial de Impedimenta, uno de los sellos con mayor atención hacia lo estético del panorama español.

15. Benito Cereno, de Herman Melville (Nordica Libros)

El propósito de esta nueva edición de Nórdica, en línea con el trabajo de la editorial, es fusionar el lenguaje visual y sus propias poéticas con el contenido de Benito Cereno, una novela igualmente misteriosa y desconcertante; inmensa y afilada. Un universo completo desplegado por uno de los más grandes maestros de la historia de la narración.

14. La auditora, de Jon Bilbao y Javier Peinado (Astiberri)

Esta mirada distópica se gira rápido sobre la contemporaneidad: La auditora es, en perspectiva, un relato que se aproxima desde un lugar particular a una cuestión tan mundana como el enfrentamiento diario entre la intuición —y sus elementos caóticos— y el pensamiento racional. Una parábola sobre cómo nuestro tiempo ajusta sus ritmos tratando de bloquear los mecanismos que pueden quebrar el correcto funcionamiento del sistema establecido.

13. El vecino. Origen, de Santiago García y Pepo Pérez (Astiberri)

El Vecino bebe de los cómics de Spiderman de los años 60, de Locas, de Jaime Hernández, mezcla comedia, drama y costumbrismo en sutiles dosis. Con motivo del próximo estreno en Netflix de la serie basada en el cómic de Santiago García y Pepo Pérez, dirigida por Nacho Vigalondo y protagonizada por Quim Gutiérrez y Clara Lago, El Vecino. Origen recopila los tres primeros tomos del cómic e incluye una extensa sección de extras con textos de Santiago sobre el contexto de El Vecino así como bocetos y textos explicativos del proceso creativo por parte de Pepo Pérez.

12. De la tierra a la luna, de Jules Verne (Nordica Libros)

Clásico escrito y publicado originalmente por el escritor francés de ciencia-ficción y aventuras Jules Verne, recuperado con la ocasión del 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna por el sello editorial Nordica LibrosIncluido dentro de su sección de Ilustrados, este volumen cuenta con las ilustraciones de Agustín Comotto, así como con la traducción de Mauro Armiño. En él se vislumbra con abrumadora nitidez la certera imaginación de Verne en lo científico; la capacidad con la que, un siglo antes de que las cosas de hecho sucediesen, fue capaz de leer el futuro y convertirlo en una aventura inolvidable.

11. Jazz Club, de Alexandre Clérisse (Kraken)

Los Ángeles, 1966. Norman, músico de jazz profesional, se separa de Emily. En realidad, es Emily quien lo deja a él. De repente, pierde su don musical y comienza así para Norman una larga huida hacia delante, por momentos dramática, a menudo extravagante. Treinta años después, a las puertas del nuevo milenio, se encuentra ante muchas preguntas sin resolver, con un estatus de artista de culto que no sabe cómo le ha llegado y a punto de reencontrarse con una amante pasada… Construido como una improvisación, Jazz Club es la historia de un hombre en busca de una melodía que le inspire.

10. Salto, de Mark Bellido (Astiberri)

Salto es el reflejo de la experiencia del propio guionista Mark Bellido como escolta privado durante los últimos años de ETA, que la belga Judith Vanistendael se ha encargado de dibujar: “quise escribir sobre la libertad, con mayúsculas. Más bien de la falta de libertad. Como no puedo ni sé contar nada que no haya experimentado en mis propias carnes, pasé cuatro años de mi vida protegiendo como escolta a políticos amenazados por ETA en el País Vasco, donde quería ubicar la historia. Allí no sólo perdí mi libertad, sino que perdí hasta mi nombre”, asegura Bellido a Enriqueta de la Cruz para Crónica Popular.

9. Tú, una bici y la carretera, de Eleanor Davis (Astiberri)

Dos meses de ruta a solas, jornadas de hasta 80 kilómetros, unos 2.500 km recorridos. Además de su viaje personal de superación, Davis aprovecha para hablar de las vallas con alambrada, de las patrullas fronterizas con las que se cruza, y del tema de la inmigración, de la solidaridad y del activismo. “He aprendido mucho sobre inmigración”, afirma la autora. “He aprendido acerca de todo el trabajo vital que grupos locales y activistas están haciendo cada día (…). He aprendido que soy más inteligente, valiente y poderosa de lo que pensaba, pero que soy más pequeña y más ingenua, también”.

8. El friso de la vida, de Edvard Munch (Nordica Libros)

Como una lluvia torrencial se desatan las palabras de Edvard Munch, uno de los artistas más polémicos e influyentes en la historia del arte contemporáneo. Su desbordante ingenio le llevó a plasmar pensamientos y emociones más allá de lienzos y grabados, en descarnados textos cargados de lirismo, que reflejan apreciaciones sobre el arte en general y su obra en particular, ambientes y figuras que dejaron huella en su excepcional sensibilidad. El presente libro reúne una selección de sus textos, ilustrada por su propia obra, en una invitación a conocer el recorrido del prolífico artista noruego como si de una galería se tratara, una verdadera extensión de su Friso de la vida.

7. Aves que veo en invierno, de Lars Jonsson (Errata Naturae)

Una guía con la que aprender cosas fundamentales sobre esas aves, pero en la que encontrar también el tipo de historias que no aparecen en las guías, como, por ejemplo, los relatos curiosos que ha escuchado y las anécdotas que él mismo ha vivido a lo largo de décadas dedicado a dibujar todo tipo de seres emplumados, a tratar de comprenderlos y a establecer así una auténtica conexión con ellos. El resultado es este impresionante volumen que celebra y explora la belleza de las aves, y la pasión ilimitada que algunos humanos sentimos por ellas.

6. Llamadme Nathan, de Catherine Castro y Quentin Zuttion (Astiberri)

Catherine Castro y Quentin Zuttion colocan la línea del debate en un punto en el que la identidad sexual se ubica siempre por delante de las cuestiones de orden morfológico. De esta manera, su beligerancia política se adscribe directamente a su naturaleza, como cómic trans que afronta un debate mucho más adelantado al que se propone actualmente en los espacios públicos de discusión.

5. Phonogram 3, de Kieron Gillen (Norma)

La reina del aquelarre Emily Aster vendió la mitad de su personalidad al Rey tras la pantalla a cambio de poder. Ahora, diez años después, este pacto fáustico empieza a venirse abajo. ¿Podrá Emily encontrar el camino de vuelta desde un mundo infernal de los videoclips? ¿Tendrá una vida a la que volver cuando su otra mitad se cobre su venganza? En un mundo donde la música es magia, esta oscura fantasía moderna cambiará tu forma de ver “Take On Me” de A-ha para siempre…

4. Cecil y Jordan en Nueva York, de Gabrielle Bell (La Cúpula)

Esta recopilación de historietas de Gabrielle Bell explora un espectro de experiencias humanas que oscilan entre lo cotidiano y lo fantástico, siempre manteniendo la verosimilitud. Los personajes de estas historietas, representados a través de una línea clara, son profundamente absorbentes, incluso en las minucias de sus conflictos y triunfos. Escogidas a partir de numerosas antologías, Cecil y Jordan en Nueva York recoge las mejores historietas breves de Gabrielle Bell y consolida su lugar entre los más importantes creadores de cómic del momento.

3. Amores extraños, de Audrey Niffenegger y Eddie Campbell (Astiberri)

Historias a veces románticas, a veces desdichadas o simplemente desconcertantes, pero que siempre tienen algo de extraño: bichos raros enamorados, espías, monstruos, gatos, bibliófilos que sólo quieren algo más de tiempo para leer, espejos mágicos, modelos que echan una cabezada mientras posan, novios imperfectos e hijas quizá un poco demasiado obedientes. Amores extraños abarca toda la gama de relaciones. Explora lo bueno, lo malo, lo feo y lo simplemente extraño, con la prosa aguda e imaginativa de Niffenegger y los diversos estilos de Campbell, siempre con sentido del humor y justicia cósmica.

2. El arte de morir, de Raule y Philippe Berthet (Norma)

A través de su tejido de thrillerEl arte de morir se sumerge en las oscuridades de una Barcelona decrépita, de los rincones tenebrosos que laten a escasos pasos de los centros neurálgicos de una de las ciudades más cosmopolitas de Europa. Raule combina con eficacia los géneros sin desprenderse nunca de su apasionado vínculo con el policíaco, mientras Berthet se las ingenia para infundir esa penumbrosa lámina visual a la historia propuesta, siempre cargada de sombras alargadas, de personajes taciturnos, de noches que parecen no terminarse jamás. Barcelona es un lugar en el que morir puede llegar, en efecto, a ser un arte.

1. La mentira y cómo la contamos, de Tommi Parrish (Astiberri)

A través de una marcadísima mirada personal y unos cromatismos marcados —alternados con breves lapsos en blanco y negro—, Tommi Parrish construye a dos personajes que funcionan como espejo generacional pero que laten con fuerte personalidad propia. Así, paraboliza de forma honesta y limpia algunos de los conflictos fundamentales a los que se enfrentan los jóvenes de hoy: la lucha por desestigmatizar los conflictos de identidad sexual, la pérdida de las amistades merced a la distancia entre las personas y el estudio del paso del tiempo como punto de quiebre de las relaciones interpersonales. Una obra de talento irreductible que proyecta hacia el futuro a una voz imprescindible. Desde Australia y hacia todo el mundo, la voz de Tommi Parrish se escucha fuerte y clara.

5/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)