Inicio > Libros > Narrativa > El oleaje vertical de sus cabellos

El oleaje vertical de sus cabellos

El oleaje vertical de sus cabellos

Nada de Debaixo dos caracóis dos seus cabelos como cantaba Caetano Veloso. Miguel Tapia, en su reciente libro, Tumbas de agua, que mereció el Premio de Novela Ciudad de Estepona 2019, cuenta los días frágiles de Joaquín, un chico de barrio bravo y cervecero que trabaja limpiando albercas. Como suele ocurrir con la mayoría de las personas, está destinado a ser infeliz. ¿Por qué? Nada menos porque se enamora de una bella serrana de cabello ondulado que vive en una de las mansiones a las que da servicio. La casa del Rorro, hombre violento, simpático y de profesión sospechosa. Otro problema que se crea es que debe cuidar a su hermana, que se ha convertido en una cautivadora mujer de formas perfectas, a la que el narquillo más presumido del barrio le pone plantón. Imaginen. Le pasa por enfrente en una troca negra, de llantas anchas, escuchando corridos a todo volumen, casi diciendo que es el heredero universal de ya saben quién. La novela, fue publicada por Pre-Textos, en Valencia, en octubre de 2020, y es un registro de la intensa vida cotidiana en una ciudad del noroeste mexicano.

"Tumbas de agua es una novela que responde preguntas sobre la vida íntima de ciertos delincuentes y de las familias que habitan en la periferia"

Miguel Tapia, que nació en Culiacán, Sinaloa, México, en 1972, y vive en París, es un narrador malicioso. Desarrolla un tono suave, con ligeras alteraciones en el ritmo, que se experimentan en la emoción. “Sólo el agua que corre está viva”, expresa, y se genera una respiración entrecortada; se siente el golpe en el plexo solar, como si fuera un riff de Keith Richards a dos metros de distancia. Tumbas de agua transcurre con una suavidad engañosa porque el protagonista siempre está enfrentando nuevas normalidades, de tal suerte que “deja de temerle al futuro y se concentra en temerle al presente”. El narquillo responde sus preguntas con desfachatez, ¿qué esperaban? El Rorro intenta comprometerlo en un asunto delicado, y sobre todo la chica, Miranda, que aparece en la alberca en traje de baño para que él sepa que a las frutas prohibidas no se les puede mirar más de un segundo. Maldita vida. Hasta que ella le pide un favor. ¿Cómo? Sí, quiero que guardes estas libretas. A la preciosa le gusta dibujar halcones y en varias páginas hay números que hacen pensar en secretos bancarios. Tapia es un narrador seguro de sí mismo; significativos aprendizajes callejeros y académicos le dan confianza para narrar desde el filo de la navaja. Se vale del capítulo breve para mover a Joaquín con paciencia de sastre, lo lleva poco a poco; salvo cuando es testigo de un enfrentamiento a plena luz del día con armas largas del que consigue salir ileso pero terriblemente conmocionado.

Tumbas de agua es una novela que responde preguntas sobre la vida íntima de ciertos delincuentes y de las familias que habitan en la periferia. Señala con dedo flamígero la manera en que el ejército trata a los civiles pisoteando cualquier derecho, y exalta el amor, ese tremendo generador de misterios imposibles de descifrar. Amigas y amigos, tal vez no logremos compartir opiniones sobre muchas cosas, pero sí podemos compartir lecturas, como la novela de Miguel Tapia, un escritor mexicano que se encontró a sí mismo.

—————————————

Autor: Miguel Tapia. Título: Tumbas de agua. Editorial: Pre-Textos. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.7/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios