Inicio > Libros > Narrativa > Hacer visibles los diminutos sucesos de la vida

Hacer visibles los diminutos sucesos de la vida

Hacer visibles los diminutos sucesos de la vida

Miramos alrededor y no los vemos. Pero no es porque sean invisibles, es porque no los queremos ver, y no los queremos ver por su mala fama. Porque los imprevistos tienen mala fama, sí, mala fama, reconozcámoslo, pero si nos paramos a pensar, totalmente injustificada, porque en su mayoría nos hacen mejores, al menos en su intención.

Cuando nos toca la lotería, ¿no es un imprevisto?; cuando la chica del extremo de la barra nos sonríe, nos acercamos y… ¿no es un imprevisto?; cuando en una librería cogemos un libro sin saber por qué y nos proporciona la visita a un nuevo mundo, ¿no es un imprevisto?… De acuerdo, también el caos de la pérdida de un ser querido o que perdamos el puesto de trabajo o enterarnos de que nuestra pareja no es tan fiel como pensábamos es un imprevisto. Aunque estos, los de la mala fama, bien gestionados nos hacen más fuertes.

Los imprevistos tienen un componente muy alto de “sospechado”. Nuestras acciones están todas dotadas de sospecha, ya que cuando compramos un décimo de lotería creemos en la sospecha de que nos toque el gordo; los buenistas lo llaman esperanza, pero la esperanza es una sospecha bien intencionada, ya que no la llamamos así cuando una enfermedad presiente un final trágico o unos cuernos revolotean sobre nuestra cabeza.

"La globalización está diseñada para eliminar los imprevistos: toda su política y toda su economía tiene como objetivo eliminarlos"

Pero la globalización está diseñada para eliminar los imprevistos: toda su política y toda su economía tiene como objetivo eliminarlos. Sabemos cuándo va a llover, cuándo quedar embarazadas, qué grosor tiene nuestro tumor, qué ver cuando viajamos a seis mil kilómetros… pero eliminando imprevistos minamos la fortaleza del ser humano. Imaginemos la cantidad de imprevistos que tenía la civilización Neanderthal. Cada día que amanecía era un recital de imprevistos que generaban más imprevistos: ¿qué como hoy?, ¿con quién me apareo?, ¿qué pelea me espera y con quién?… La civilización es una exterminadora de imprevistos y la tecnología, la rama bastarda de la ciencia, su secuaz más efectiva.

Y de mirar alrededor haciendo visibles esos diminutos acontecimientos que trastornan nuestras vidas, observando cómo el ser humano lucha en contra o a favor de su destino, surgió como otro imprevisto Los imprevistos.

—————————

Autor: Armando González Suárez. Título: Los imprevistos. Editorial: Ediciones Trea. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.2/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)