Inicio > Libros > Narrativa > Ya era hora de conocer a Assad un poco mejor

Ya era hora de conocer a Assad un poco mejor

Ya era hora de conocer a Assad un poco mejor

Mi inspiración es algo peculiar. Por norma general, intento plantearme cosas en las que la gente no suele caer. Por ejemplo, cuando capturaron a Saddam Hussein, lo que pensé fue: «¿Y qué pasa con su(s) doble(s). ¿Qué van a hacer ahora?». Sabemos a ciencia cierta que Saddam Hussein contaba con varios de estos dobles como medio de protección. Esa es la parte que me interesa a mí. Intento imaginar la historia que se oculta detrás del titular.

En cuanto a los refugiados, el tema es complicado. Quería escribir sobre ello y lo que me impulsó fue el contador de la vergüenza que hay en la playa de Barcelona. Voy mucho a esa ciudad y he pasado muchas veces de prisa por delante de ese contador. Un día, me detuve y me quedé pensando. Cada número es «una persona, no solo el número que marca». Y quería que mis lectores se parasen también y vieran a esos refugiados como personas que son, con sus miedos, sus esperanzas y sus sueños, y no como un problema.

"En mi larga serie sobre el Departamento Q, que estará compuesta por 10 títulos y de la que La víctima 2117 es la octava entrega, ya era hora de conocer a Assad un poco mejor"

El de los refugiados es un tema que preocupa mucho. Hay quienes temen que sean terroristas, otros se preocupan de verdad por personas que no tienen nada, y existe también un término medio en el que se sitúan la mayoría de las personas. En general, creo que existe un miedo real a que vuelva a producirse una crisis de refugiados como la de 2015, en la que países como Grecia e Italia estuvieron a punto de hundirse a causa de las altísimas cifras de refugiados. Además de todo esto, yo quería llamar la atención de los lectores hacia otro problema, el creciente número de chavales cada vez más jóvenes que se aíslan del mundo. Sobre este concepto del Hikikomori, me quedé de piedra cuando descubrí que, solo en Japón, viven así casi un millón de personas. Creo que se trata de una moda en la sociedad actual que debería preocuparnos, pues algunas de estas personas terminan sufriendo trastornos mentales graves y quién sabe lo que pueden llegar a hacer cuando se ven fuera de su zona de confort.

"Tenía que recopilar todos esos datos que había apuntado sobre Assad y ampliarlos. Tenía que marcar en color verde lo que era verdad y en color rojo lo que no"

Y, cómo no, está Assad. En mi larga serie sobre el Departamento Q, que estará compuesta por 10 títulos y de la que La víctima 2117 es la octava entrega, ya era hora de conocer a Assad un poco mejor. Hasta el momento solo lo conocíamos por fuera, y en esta ocasión quería adentrarme en las experiencias que lo han convertido en el Assad que conocemos. El desencadenante es una foto de una refugiada que ve en un recorte de periódico, que le provoca una crisis nerviosa, además de avivar sus esperanzas y sus miedos.

Me costó escribir sobre este personaje porque ya había escrito mucho sobre él a lo largo de los siete libros anteriores, pero no eran más que pequeños detalles de una vida complicada. Tenía que recopilar todos esos datos que había apuntado sobre Assad y ampliarlos. Tenía que marcar en color verde lo que era verdad y en color rojo lo que no. Y después tenía que conseguir que todo ello encajara en la historia general que cuento en el libro.

Espero que os guste.

Un abrazo,

Jussi

—————————————

Autor: Jussi Adler-Olsen. Traductor: Juan Mari Mendizábal Sarasua. Título: La víctima 2117. Editorial: Maeva. Venta: Todos tus libros, AmazonFnac y Casa del Libro.

4.6/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)