Inicio > Firmas > El bar de Zenda > Una historia de Europa (XLII)
Una historia de Europa (XLII)

Antes de hablar de las cruzadas (que fueron el acontecimiento más espectacular y peliculero entre los siglos XI y XIII), o para situarlas en el contexto adecuado, hay que señalar dos elementos decisivos para la época: el imperio bizantino y la conquista de Sicilia por los normandos. Lo de Bizancio venía de antiguo: de cuando, dividido el imperio romano en plan tú a Boston y yo a California, la mitad occidental fue hecha bicarbonato de sosa por las invasiones bárbaras, mientras que la oriental aguantaba intacta (y siguió así hasta que en el siglo XV los turcos pasaron a los bizantinos por el filo del alfanje, tomaron Constantinopla y la llamaron Estambul). En aquella mitad oriental que se salvó del desastre de Roma se refugiaron la cultura, el pensamiento, las artes y las ciencias, mientras casi todo a poniente se iba al carajo; lo que dio a los bizantinos un aire de niños pijos, sofisticados, que desdeñaban a los catetos de la otra mitad europea. Luego, cuando las nuevas monarquías y el papado de Roma levantaron cabeza, se mantuvieron ese distanciamiento y esa enemistad; acentuados (cómo no) por las cuestiones religiosas, con una división del mundo cristiano que continúa hoy, diez siglos después. Como idiomas cultos y religiosos se establecieron el griego por una parte y el latín por la otra, y frente al papa de Roma se alzó la figura del patriarca de Constantinopla, en plan cada perro con su ciruelo: credo o no credo de Nicea, ritos e iconografías diferentes, hostias de pan sin levadura para unos y con levadura para otros, ideas sobre la naturaleza de Jesucristo (en plan que si era hijo del Padre, no lo era, o sólo pasaba por allí), sexo de los ángeles y otras chorradas que daban de comer a los teólogos. Hubo, en fin, mucho mentarse a la madre y mutuas excomuniones, durante un siglo y medio fracasaron todos los intentos de reconciliación y unidad, y el pifostio acabó en lo que los historiadores llaman Gran Cisma: dos iglesias principales en el mundo cristiano, católica romana y ortodoxa oriental, que todavía colean y, aunque ahora (siglo XXI) se hallan en razonable relación, aún se miran por encima del hombro. En cuanto al otro acontecimiento notable de entonces, también relacionado de refilón con Bizancio, es la hazaña impulsada por cuarenta caballeros normandos que, volviendo de peregrinar a Tierra Santa (la gente con pasta viajaba a Palestina en plan turista, visitando los lugares donde había nacido y padecido Jesucristo), decidieron apuntarse por su cuenta a la lucha contra los sarracenos que entonces asediaban Salerno y las posesiones bizantinas de la región. Los cuarenta de marras acabaron tomándole el gusto a la cosa, se corrió la voz por Normandía, y una peña de paisanos ansiosos de aventuras y botín se les fueron uniendo hasta crear unas mesnadas mercenarias que, al servicio de Bizancio o en su contra, según les pagaban, y aprovechando el barullo, se hicieron tan amos del cotarro que llegaron a capturar al papa León IX en la batalla de Benevento, con un par de huevos. Luego, consumado el Gran Cisma y ahora a favor de otro papa romano, Nicolás II, ayudaron a expulsar de Italia a los últimos bizantinos que allí quedaban. Uno de esos normandos, fulano listo, duro y peligroso llamado Roberto Guiscardo, se adueñó de Calabria y Apulia, se metió en Sicilia, que estaba en manos islámicas, tomó la ciudad de Mesina e hizo picadillo a los moros de la isla y sus cercanías (cuando viajas allí y ves a gente rubia y con ojos claros, no puedes evitar acordarte de Guiscardo y el resto de su pandilla). El caso es que en treinta años, con el aplauso de los papas de Roma, los normandos despejaron de musulmanes y bizantinos el sur de Italia, pusieron pie al otro lado del Adriático, en la costa de Albania, y no fueron más lejos porque Roberto Guiscardo palmó en 1085. Aun así, aquel estado militar y aventurero instalado en el corazón del Mediterráneo, encrucijada de tres grandes civilizaciones, tendría enorme influencia. Por esas fechas, los musulmanes habían renunciado a más conquistas y se conformaban con vivir tranquilos pirateando, comerciando y tal; pero se habían extendido demasiado y no tenían fronteras defendibles: Italia, Cerdeña y Sicilia volvían a manos cristianas, en España los nacientes reinos locales les estaban arrimando candela, y cada vez navegaban por el Mediterráneo más barcos genoveses (muy pronto también lo harían los de Venecia y los de la corona de Aragón). Para complicar las cosas, el 27 de noviembre de 1095, en la ciudad de Clermont, el papa Urbano II proclamó la Cruzada para liberar los santos lugares de Palestina. Y la cristiandad casi entera, al grito de «Dios lo quiere», se embarcó en esa portentosa y caballeresca aventura.

[Continuará].

____________
Publicado el 26 de noviembre de 2022 en XL Semanal.

Entregas de Una historia de Europa:

4.8/5 (257 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

10 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Josey Wales
Josey Wales
2 meses hace

Otra vez, el cuento de que no hubo esplendor cultural en Occidente durante la Alta Edad Media. Lo hubo, a pesar de que a las invasiones germánicas le sucedieron otros cinco siglos de invasiones de árabes, vikingos y magiares. De San Isidoro de Sevilla o el Renacimiento carolingio, ni flores. Aún así, tiene un pase. No lo tiene la grosería en la que cae cuando habla del Credo de Nicea, de la que, además, se jacta. Si la cuestión del ‘filioque’ le parece una chorrada, también lo es toda la filosofía y la enseñanza de las lenguas clásicas que, a veces, defiende.

Héctor Sierra
Héctor Sierra
1 mes hace
Responder a  Josey Wales

Léase los artículos número 34 y 36, hombre. Y si puede, todos.

Josey Wales
Josey Wales
1 mes hace
Responder a  Héctor Sierra

Tiene usted razón, lo leí en su día y lo había olvidado.

Arturo
Arturo
1 mes hace
Responder a  Josey Wales

Debe ser uno de esos delincuentes socialistas que como Putin eran y son ateos y de repente ondesn bandera de cristiano y llama a los cristianos areos abundan en américa secuestran universidades lo peor con nuestros impuestos

Josey Wales
Josey Wales
1 mes hace
Responder a  Arturo

No se le entiende. Pruebe a poner puntos y comas.

Dayma Pérez Piloto
Dayma Pérez Piloto
1 mes hace
Responder a  Josey Wales

Brillante, Pérez Reverte, si en cada Centro Educativo; exitiera un profesor como usted, narrando la Historia, con su entrega y genialidad, le aseguro que fuese éste un mundo diferente.

Dayma Pérez Piloto
Dayma Pérez Piloto
1 mes hace
Responder a  Arturo

Mi comentario fue dirigido a Pérez Reverte.
Mis disculpas por el error del envío.

Raúl
Raúl
1 mes hace

Ud es como Gardel, que cada día canta mejor; ud escribe cada día mejor.

Andrés Manuel
Andrés Manuel
1 mes hace

Como siempre, genial y brillante.
Haces de la historia algo ameno y con lenguaje del vulgo.

basurillas
basurillas
1 mes hace

Pues sí, aquí se dieron candela de la buena unos y otros, los que estaban y los que querían que se fueran. Y todos en nombre de su fe. Sí, la que mueve montañas y genera matanzas y que aún hoy continua. Y un pobre crucificado hace mucho tiempo allá en el Gólgota, al ver todo esto, allí arriba, lloraba lágrimas de sangre y pena. Otra vez.