Inicio > Blogs > Callejón de los piratas

Callejón de los piratas

Luego vinieron las lluvias

La imbecilidad resulta una constante en la evolución humana. Ya Friedrich Schiller, quien tenía tiempo para todo, escribió: “¿Qué vales tú, augusta razón, hija...

Moccia haciendo el candado

Ni Yakuza, ni Triadas, ni Ndrangheta. Hay dos organizaciones criminales a las que ningún país escapa. Su maléfica influencia se expande como una plaga....

El gigante esclavo

Me manca lengua pa maldecir a Dios, que ansía y razones me sobran. Lo explico por de contao, con su venia. Mi gracia, aunque...

Elogio de un merdellón

Casi todos los detectives “clásicos” ingleses deberían ser hervidos en salsa de menta y servidos como cordilla para gatos. Aceptémoslo, Sherlock Holmes es un...

El gran marfuz

¡Adoro a Erich von Däniken! Encabeza mi lista de superhéroes favoritos. El suizo y su Recuerdos del futuro constituyen la prueba de cómo un...

La Reina del Congo

Blanca Celia Josefina Delacroix, baronesa de Vaughan, se ganó la vida holgadamente con el sudor de su entrepierna. “Y porque los flacos del auditorio...

De nazis y cuernos

Adolfo Hitler ansiaba unos cuernos. No unas astas cualesquiera, sino unos pitones arios, heroicos, titánicos. El Führer soñaba resucitar las ciclópeas encornaduras de los...

Franquistas y miserables

Calma. Relax. “Sosiéguense celosos alborotos”, que dijo Lope de Vega. Las voces “franquistas” y “miserables” en un titular aprestarán a muchos a buscar el...

El mensajero del miedo

Cosa de drogas, fijo. Cómo si no osaría Richard Condon escribir algo así. ¿Una conspiración comunista para convertir a un hijo de la élite...

El espía que mamó

Disimulen, pero sí. Mamar, como suena. En sus dos acepciones: aprender algo a tierna edad y emborracharse. Ambas las reunió Ian Fleming, genial embustero,...

Rama lama dingdong

Era peón fontanero y se llamaba Cirilo. Dos premisas adversas para influir en el pensamiento occidental. El propio Cyril Henry Hoskins se percató de...